6 opciones para todos los bolsillos para ir a ver las auroras boreales

Si no tienes mucho presupuesto, quédate cerca por Europa. Si prefieres ir a lo grande, puedes ir a verlas a Alaska, Nueva Zelanda o Canadá

Las auroras brillan en las noches de los polos desde septiembre hasta marzo. Son un espectáculo increíble y natural que debe verse como mínimo una vez en la vida, y más aun en la época de contaminación lumínica, en la que hemos olvidado cómo es un cielo con estrellas. Este espectáculo de luz y colores es más accesible de lo que te podrías imaginar, y se puede ver en muchísimos puntos del planeta en casi todos los continentes. Así que coge tu pasaporte y vete a estos paraísos de nieve, donde podrás tumbarte bajo una mantita mientras la nieve cubre tu hotel y el cielo se viste de color.

Finlandia

Es uno de los cuatro países (junto con Noruega, Suecia y Rusia) que conforman la zona ártica de Laponia, probablemente el punto mejor equipado para celebrar este festival de luces. El resort más fascinante donde contemplar las auroras boreales es el famoso Kakslauttanen Arctic Resort, un conjunto de iglús de cristal individuales en los que tumbarse acurrucado junto a tu pareja viendo a través de los cristales las auroras.

Kakslauttanen Arctic Resort

Eso sí, este resort es algo caro. No es apto para todos los bolsillos. Pero tranquilo, hay opciones más asequibles, como el Northern Lights Village, otro un paraíso nórdico con cabañas individuales en pleno bosque y techos de cristal. Ambos resorts se encuentran cerca de Kakslauttanen. Para llegar, viaja hasta Helsinki, capital finlandesa, y desde allí puedes tomar un vuelo o tren hasta la región.

Noruega

El país escandinavo que llega más al norte y que se adentra más en el ártico (hasta el paralelo 71º) es una de las mejores opciones donde ver las auroras. En Tromsø, las luces del norte son tan importantes que celebran un festival en su honor. En 2019 será del 24 de enero al 3 de febrero, y contará con espectáculos de música y baile.

Tumblr

Allí se puede organizar un tour para dormir en los lavvu, las viviendas típicas de la etnia Sami, uno de los pueblos indígenas de Europa. Además, podrás viajar por la tundra en una carroza de renos, el transporte tradicional Sami. Así, no solo apreciarás las auroras, sino que podrás conocer una de de las culturas originarias de Europa, muy ignorada y desconocida. También en la Laponia noruega está Kautokeino, uno de los pueblos con mayor presencia Sami, donde se habla habitualmente la lengua por encima del noruego y especialmente interesante para entender el estado de esta minoría étnica europea.  

Suecia

El mejor lugar para ver las auroras boreales es Abisko, concretamente la Aurora Sky Station, que está a 900 metros del nivel del mar, en una zona con apenas contaminación acústica y lumínica: unas condiciones ideales. Para subir a la estación montañosa se puede hacer con telesilla o vía trekking. Alrededor de la montaña hay pequeños hostales y casas donde hospedarse, alojamientos mucho más baratos que los resorts con iglú de Finlandia que te permitirán hacer tu viaje a las auroras un poco más low-cost. Para llegar hasta Abisko, la única opción sensata es coger un avión hasta la ciudad más cercana, Kiruna, y luego tren o autobús. También podrías llegar desde la vecina Narvik, en Noruega.

Islandia

Supuestamente en cualquier punto de la isla se pueden ver las auroras. Claro está que la contaminación de las ciudades como Reikiavik lo dificulta muchísimo. Según las guías, el parque de Vatnajokull, al sureste de la isla, te asegura unos cielos limpios donde ver la aurora boreal a la perfección en un paisaje increíble, rodeado de glaciar, cuevas, nieve y precipicios.

Vatnajokull

Alaska

El estado más norteño y frío de Estados Unidos, obviamente, es un buen lugar donde ver las auroras. En teoría, el mejor lugar donde verlas es en Fairbanks, una pequeña ciudad en el centro de la región con aeropuerto y de fácil acceso. El turismo ya está preparado para ver las auroras, que se pueden ver a partir de las 10 de la noche hasta entrada la madrugada, y por eso es fácil encontrar resorts en la nieve y en el bosque, como el Chena Hot Springs Resort, uno de los que tienen más renombre.

Fairbanks

Canadá

En un país tan grande y tan al norte hay muchísimos spots turísticos preparados para visualizar auroras. El más interesante de todos es la región de Manitoba (en la bahía de Hudson), no porque el paisaje sea muy espectacular (típica tundra nevada), sino porque es una de las capitales de los amantes de los osos polares. Debido a su proximidad al ártico, estos animales deambulan por los alrededores de los pueblos, especialmente Churchill.

Aquí podrás ver las auroras y, además, contemplar de cerca un oso polar. Una auténtica experiencia invernal. Uno de los hoteles más recomendados es el tren nocturno Tundra Lodge, que hace un recorrido a través de las rutas de los osos polares y, de rebote, cruza los mejores puntos de las auroras.

Nueva Zelanda

La opción que pilla sin duda más lejos, pero también una de las más interesantes. Nueva Zelanda tiene muchas Reservas Internacionales de Cielo Oscuro donde la contaminación lumínica es mínima, lugares ideales para ver las auroras astrales (las del hemisferio sur). El lugar más famoso es el lago Tekapo (al sur del país), que ofrece una infinitud de tours diurnos y nocturnos para ver este fenómeno de la naturaleza.

Si ninguna de estas opciones te convence, hay más países donde se pueden ver las auroras, como Australia, Groenlandia, Argentina, Rusia o Japón. Aunque en Groenlandia y Rusia, debido a su proximidad al ártico, se pueden ver fácilmente, en países como Japón, Australia o Argentina las auroras no se dejan ver con mucha frecuencia, y pocas agencias turísticas te lo recomiendan. Si quieres ir sobre seguro, escoge uno de los países de la lista y disfruta de uno de los espectáculos más bonitos de la naturaleza.