5 Lugares Abandonados Del Mundo Que Están Llenos De Historias 

A veces la naturaleza se impone a la estupidez humana. Aunque pasen desapercibidos, hay rincones del planeta en los que se paró el reloj hace años –e incluso siglos– y nadie ha vuelto a pasar por allí para ponerlo en marcha. Pero, ¿cómo han llegado a ese nivel de decadencia? Cada lugar es un mundo y sus historias merecen ser contadas, al menos, para que la humanidad no les dé la espalda. Descúbrelos para que no pase.

Vías de tren abandonadas en Klevan, Ucrania

tunel-klevan-codigonuevo

Podemos decir que la naturaleza se ha comido literalmente las vías del tren de Klevan. Con el paso de los años se ha formado un pasadizo verde, muy profundo, que parece interminable. La hierba ha absorbido lo poco que queda del antiguo ferrocarril y el paso del tiempo lo ha convertido en un lugar de ensueño para las parejas que buscan un poco de tranquilidad. La fama que ha cogido ha sido tal que los ucranianos lo conocen como el “Túnel del amor”.

Cementerio submarino en Gales

cementerio-gales-codigonuevo

El pueblo de Llawddyn desapareció en el siglo XIX sin dejar rastro. O al menos sin dejar rastro en la superficie porque quedó prácticamente sumergido por el río Virnwy. Y aunque algunas casas se pudieron salvar y trasladar a una zona segura, otros lugares –como el cementerio y sus tumbas- permanecerán bajo el agua para toda la eternidad.

Mina de Diamantes en Siberia

mina-mirny-codigonuevo

Si os digo que se la conoce como la Mina Mir, seguramente no sabréis a qué me estoy refiriendo. Si os digo que está en Mirny, Siberia Oriental, tampoco tenéis por qué conocerla. Pero si os digo que este agujero gigante -de 525 metros de profundidad y 1.200 metros de diámetro- que se ve casi desde la estratosfera, quizá ya sabéis por dónde van los tiros. Esta antigua mina de diamantes permanece sellada y abandonada desde 2004. Es una paradoja que, pese a ser gigante, para la mayor parte del mundo es invisible.

Parque de Gulliver en Japón

parque-guilliver-codigonuevo

Lo que empezó siendo un parque construido para la diversión, acabó siendo más solitario que un cementerio abandonado. El Parque de Gulliver sólo estuvo en funcionamiento 4 años, de 1997 a 2001. Primero uno de los inversores quebró. Después empezaron los malos rollos por su cercanía al Bosque de Aokigahara, un bosque maldito en el que se suicidan unas 50 personas cada año. El cartel de la entrada reza: “Tu vida es muy importante”. Y, claro, esa aura negativa en torno al bosque pudo influir en el cierre definitivo del parque temático. Hoy en día permanece tal y como quedó, aunque con un aspecto bastante más decadente.

Hotel del Salto, Colombia

hotel-salto-codigonuevo

Tenebroso, embrujado e inhóspito. El Hotel de Salto no siempre fue un lugar abandonado en medio de la naturaleza. Tuvo una época dorada. En los años 20 se construyó para los turistas adinerados que iban a visitar las cataratas de Tequendama, pero el agua de la cascada se contaminó y el hotel cerró en 1990. Nunca más abrió sus puertas para recibir a un solo huésped y, desde entonces, las personas que lo han visitado aseguran haber escuchado gritos y haber visto espectros. Hoy es un museo.