5 escapadas de última hora para que te vayas lejos el puente de diciembre

Ya estamos en esa época del año: la gloriosa concatenación de días festivos antes de Navidad que sirven para dar rienda suelta a nuestras fantasías viajeras. Cinco días —para el que no lo sepa del miércoles 6 al domingo 10— que abren un sinfín de posibilidades para escapar de nuestra ciudad y llenar nuestra cartera de experiencias fascinantes. Desde descubrir aquel garito underground de Edimburgo solo al alcance de los conneisseurs a acabar de risas con un par de colegas taiwaneses y una australiana en un hostel de Brujas.

Resultado de imagen de travel gif Suena genial, ya... pero hay un problema: la maldita pasta. El money. La ‘guita’. El dinero, siempre tan escaso, que se une a nuestra falta de planificación. Si eres de los que se dejan las cosas para el último momento —tranquilo/a, ya sabemos que no es por vagancia sino por la emoción de vivir al límite—, este es tu artículo. Cinco destinos poco transitados al alcance de nuestros rascados bolsillos mileniales. Cinco escapadas para huir de la rutina y expandir el alma.

Antes de ver los destinos que proponemos, hay que tener en cuenta que las ofertas estos días van y vienen más deprisa que la nostalgia ochentera, y que lo que hoy parece una ganga mañana puede haber subido hasta precios prohibitivos. Ten el pulso rápido al comparar vuelos y que no te tiemble la mano: las escapadas de última hora son para valientes. Dicho esto, ¿qué ciudades de Europa podemos quemar durante estos cinco días?

1. Piérdete entre las melancólicas fachadas de Oporto

CC-BY-SA 3.0

Nuestros vecinos portugueses esconden algunas de las mejores ciudades a las que escaparse: cercanas, vibrantes y encantadoras. Oporto es una de ellas, con su nombre de vino fuerte y sus casas apretadas que se precipitan sobre el río Duero. Más misteriosa e intrincada que Lisboa y más obrera que Coímbra, Oporto es la ciudad ideal para perderse entre callejuelas a ritmo de fado, entrando tranquilamente en galerías y disfrutando de esa melancolía que solo te invade a orillas del Douro, como le llaman allí. Un must para románticos sin remedio con la ventaja de que está cerca y que se puede llegar fácilmente en avión, tren o incluso en coche.

2. Aventúrate por Belfast y sus alrededores

Entre la costa y la montaña, la capital de Irlanda del Norte ha sido siempre tierra de contradicción. Tras un pasado convulso, del que dan fe los reivindicativos murales que pueblan la ciudad, Belfast es hoy en día un tesoro por descubrir. En sus pubs se ha bebido cerveza negra con ánimo de revolución, en sus astilleros se construyó el Titanic y en sus bosques se han rodado algunas de las escenas más memorables de Juego de Tronos. Para aventureros sin miedo a la lluvia.

3. Descubre en Milán el significado de la palabra “estilo”

Por el Campari Spritz. Por el Duomo, la catedral más bonita de Europa. Por los testículos del toro, que al pisarlos dan suerte. Por La última cena de DaVinci escondida en la Iglesia de Santa Maria delle Grazie. Por la Galleria Sozzani y el número 10 del Corso Como. Por la sombra de los callejones de Brera. Por los desfiles clandestinos de Dolce & Gabbana. Por el interior rojo y dorado de La Scala. Por los outlets de Armani. Por el revolucionario Leoncavallo. Por la magia, el secreto y el placer opulento. Porque Milán es una ciudad perfecta para devorar en cinco días.

4. Respira aire fresco en Nimes

En el sur de Francia no tienen el esnobismo y la vida cultural de París, pero a cambio poseen un sol radiante que atrae a propios y extraños por la no menos mítica Route Nationale 7, la vía que recorre la Costa Azul, incluida la ciudad que nos ocupa aquí: Nimes. Anclada entre el mar y su herencia romana, Nimes supone un soplo aire fresco al turismo masificado que, además, nos cae a un tiro de piedra: el destino ideal para acercarse directamente en coche cruzando la frontera.

5. Sorpréndete con los rincones ocultos en Londres

Vale, sí: seguramente ya has estado en Londres. Has visto el Big Ben, el London Eye y el Buckingham Palace. Bien: no has estado en Londres, solo en una de las ciudades superpuestas que conforman esta realidad polifacética y diversa que llamamos así. Lo cierto es que la capital de Reino Unido esconde secretos por doquier.

Desde auténticos templos hindúes hasta pubs salidos directamente del siglo XIX, pasando por museos ocultos al gran público y oasis de paz en medio de la zona turística. ¿Los conoces? Si tu respuesta es “todavía no”, tienes un motivo más para volver a esta vibrante y compleja ciudad.