5 consejos para montarte un finde en furgoneta perdido en cualquier parte

Seguro que lo has visto mil veces en tu Instagram: las puertas de la furgoneta abiertas de par en par, los pies de una parejita retozando en los sacos de dormir y, de fondo, un increíble paisaje de playa o montaña. Es la moda de las ‘camper’ o las furgonetas modificadas para poder salir de excursión y pasar la noche en el interior. Teniendo en cuenta que los vehículos más habituales para esto (la Volkswagen California o la Mercedes Vito) no bajan de los 50.000 euros (sobre todo los modelos equipados con fregadero, hornillos, dos camas, etc.), no está de más saber algunos trucos que te permitan disfrutar de esta experiencia de una forma barata, sencilla y, sobre todo, cómoda.

Esta es la lista de los cinco consejos básicos que alguien que lleva muchos kilómetros a sus espaldas puede darte a la hora de adentrarte en ese maravilloso mundo, a medio camino entre lo hippie y el postureo, de las campers:

Breakfast on the edge 📍 Grand Canyon National Park Follow @Project.VanLife for more 🚐... #TheProjectVanLife inspiring VanLifers 📷 by @reneeroaming

Una publicación compartida por 🚐Vanlife | Nomad | Buslife🚐 (@project.vanlife) el

1. Alquilar, segunda mano o vehículo nuevo

Ese sería el orden de preferencia para los bolsillos de los mileniales. Sin embargo, empecemos por las furgos de segunda mano. En primer lugar deberías pensar que los chollos no existen y que hay mucho timo a la hora de comprar un tipo de vehículo escaso y con una alta demanda. Revisa que el libro de revisiones esté en regla, facturas de reparaciones recientes y el kilometraje del motor. Cuanto más cerca de los 90.000 kilómetros mejor debería estar el vehículo, la suerte es que estos motores son robustos y suelen aguantar hasta los 400.000 kilómetros. Otra cosa es la potencia. Como irás cargado hasta los topes y probablemente subas alguna montaña, elige motores por encima de los 120CV (150CV es lo ideal porque sobra potencia y consume poco).

Sweater Weather is here! what are your plans for the winter? 🚐 2006 Sprinter 3500 📍 Denver,Colorado 📷 by @fromourvantage Sprinter Van Follow @VanLifeDistrict for more 🚐... #TheProjectVanLife inspiring VanLifers

Una publicación compartida por 🚐Vanlife | Nomad | Buslife🚐 (@project.vanlife) el

Si la segunda mano te echa para atrás, piensa que existen modelos más asequibles que, pese a no estar preparados de serie, son fácilmente ‘camperizables’ retirando los asientos traseros y colocando una superficie de madera. Una buena opción son los vehículos tipo Citroen Berlingo, Peugeot Partner Teepee y similares. Estos suelen rondar los 20.000 euros nuevos y van fenomenal de moto y suspensión, además tienen bastante espacio (aunque te resta a la hora de llevar equipaje).

Por último, si tampoco vas a salir cada finde, la opción más recomendable es alquilar. Hoy día además de las casas de alquiler (Sixt, Avis, etc.) tienes opciones todavía más económicas como Socialcar donde los particulares te ceden sus furgonetas camperizadas por más o menos 100-120 euros al día. También tienes las opción de alquilar un vehículo industrial por 30-40 euros al día y emplearlo para tu ocio, eso sí, recuerda que  las cabinas de estos vehículos ¡no tienen ventanas!

Van life status unlocked🔑 We go from nothing, to something. 📍 Snow Summit Bike Park 📷 by @longroadtonowhere Follow @VanLifeDistrict for more 🚐... #TheProjectVanLife inspiring VanLifers

Una publicación compartida por 🚐Vanlife | Nomad | Buslife🚐 (@project.vanlife) el

2. Ni WC, ni fregadero, ni ducha

Habrá el que se saque los ojos por esta recomendación, pero si lo tuyo es salir un fin de semana no te hacen ninguna falta. El fregadero se puede sustituir fácilmente por una palancana de plástico, la ducha es fácilmente fabricable con una garrafa a la que le adaptas un dispensador de agua o, simplemente, una regadera de las plantas. El único truco es que se pueda colgar de la puerta con una cuerda o gancho y dejar que la gravedad haga el resto. Ojo, este truco es más de verano. Evita también complicarte a la hora de cocinar: un camping gas es más que suficiente para hacer tu pasta o el café.

Food fuels any adventure. QOTD: Whats your favourite park? 📷 by @peteramend Follow @Project.VanLife for more 🚐... #TheProjectVanLife inspiring VanLifers

Una publicación compartida por 🚐Vanlife | Nomad | Buslife🚐 (@project.vanlife) el

En cuanto al WC todavía es más fácil: si estás en el aparcamiento de una playa suelen haber baños públicos y/o bares cercanos. Y, si estás perdido en la montaña, simplemente imita a la naturaleza y haz tus necesidades en el bosque. Por último intenta comprar un par de garrafas de 8 litros (o aparcar al lado de un río) y siempre irás sobrado.

3. Nunca te fíes de Google Maps

Más de uno (y de una) se han metido en un buen follón por organizar su viaje mirando la ruta en Google Maps. Lo que en tu pantalla del ordenador puede parecer una carretera de montaña muy apañada, en la realidad puede convertirse en una pista forestal detonada a baches y con una pendiente del 15% que te haga sudar la gota gorda.

Marvelous Views 📸 by @chrisburkard Follow @Project.VanLife for more 🚐... #TheProjectVanLife inspiring VanLifers

Una publicación compartida por 🚐Vanlife | Nomad | Buslife🚐 (@project.vanlife) el

Lo mejor siempre será asesorarse sobre la zona a la que vayas a pasar la noche, si hay suficiente espacio para aparcar, si hay ganado en las proximidades (los caballos y las vacas suelen frotarse contra las furgonetas) o si el ayuntamiento en cuestión tiende a multar a todas las furgonetas y caravanas que no acudan a su camping (esto es muy común). En muchas ocasiones pagar los 15-20 euros de un camping puede ser la mejor opción y la más cómoda.

Relaxing in style. Tag a friend you would camp with 🌎 📍Shafer Trail Follow @Project.VanLife for more 🚐... #TheProjectVanLife inspiring VanLifers 📷 by @josiahq & @aharvey4

Una publicación compartida por 🚐Vanlife | Nomad | Buslife🚐 (@project.vanlife) el

4. Tu furgo es un clima extremo

Da igual que sea verano o invierno, métete una cosa en tu cabeza: el interior de tu furgoneta no es tu casita. Por mucho que nos duela, una vez hemos convertido nuestra camper en un sueño de Instagram nos damos de cara con la realidad de que o te asas de calor o te mueres de frío. El aislamiento de los vehículos es horrible, la circulación de aire en algunos de los modelos es casi inexistente y todo ello, unido a tu falta de higiene circunstancial, pueden convertir la experiencia en un sufrimiento.

Lo mejor es invertir ese dinerete que te has ahorrado al no comprarte la Volkswagen California último modelo en sacos de dormir para temperaturas bajo cero o, en verano, una hamaca de rejilla que te permitirá dormir mucho más fresquito (y hasta más cómodo) que sobre el típico colchón hinchable.

"Going to the Mountains is going home" -John Muir 🗻 📷 By @rupert.thevan

Una publicación compartida por 🚐Vanlife | Nomad | Buslife🚐 (@project.vanlife) el

5. Simplifica al máximo

Ya lo hemos dejado caer en el segundo apartado, pero, de verdad, es lo más importante de todo. Aunque a priori no lo pueda parecer en una furgoneta, el espacio disponible es muy limitado y más si tienes que dormir dentro porque no tienes una de esas camas de techo. Llévate la ropa justa y prioriza en la ropa de cama (en la montaña), escoge alimentos preparados que puedas calentar con un simple camping gas y agua suficiente.

En cuanto a la iluminación (una de las cosas que más preocupan a la gente sin experiencia), lo más fácil es recurrir directamente a las linternas frontales y dejarse de historias. Piensa que en las noches estrelladas se tiene bastante luz y que, una vez estés dentro de la furgoneta después de estar todo el día surfeando, escalando o haciendo trekking, lo más probable es que te quedes dormido al instante.

The VanLife Adventure Kit #simplelife 🚴‍♀️ Tag a friend that would like this! 📷 by @kombimatilda Follow @Project.VanLife for more 🚐... #ProjectVanLife inspiring VanLifers

Una publicación compartida por 🚐Vanlife | Nomad | Buslife🚐 (@project.vanlife) el

Como has visto, por muy pelado de pasta que estés siempre puedes montártelo por tu cuenta en el tema furgo. Desde tirar por lo más cutre y 'camperizar' un vehículo industrial, hasta comprarte la furgoneta de tus sueños y customizarla hasta límites insospechados. Todo es posible si se sabe lo que se quiere, así que la única forma de saberlo es salir a explorar el mundo este mismo fin de semana. ¿A qué esperas?