Los 10 trucos que utiliza Ryanair para que los vuelos sean tan baratos

La compañía irlandesa de bajo coste Ryanair está ahora en boca de todos por su pésima gestión de las vacaciones de sus pilotos, que hace algunas semanas derivó en centenares de vuelos cancelados. Sin embargo, nos guste o no, lo cierto es que la compañía fundada en 1985 por el irlandés Tony Ryan ha conseguido hacer que volar sea accesible al público general y, más aún, para los bolsillos de la precaria generación milenial. La cosa es que, mientras las compañías tradicionales mantienen sus precios elevados y sus competidoras del segmento del bajo coste no consiguen acercarse a sus precios, por fin hay miles de pasajeros que han conseguido vuelos internacionales por 10 euros ida y vuelta.

Entonces, la pregunta obligatoria es: ¿cómo hace Ryanair para poder poner vuelos tan baratos y, sin embargo, ganar mucho dinero? Aquí, tienes una lista de algunos de los métodos empleados por estos genios irlandeses a la hora de volar a lo low cost:

1. Volar a aeropuertos alternos

Ryanair ofrece vuelos a destinos como París-Beauvais, Londres-Luton, Frankfurt Hahn, Varsovia-Modlin o Bruselas-Charleroi. Sin embargo, esos aeropuertos están a horas de la ciudad. Al volar en aeropuertos pequeños y alejados, Ryanair consigue varias ventajas:

  1. Alquileres más baratos. El coste por aterrizar en un aeropuerto más pequeño es mucho menor.
  2. Subvenciones. Muchos gobiernos de las regiones donde se encuentran estos aeródromos pagan subvenciones  millonarias a Ryanair para atraer a público a su región. En España también —y hay polémica—.
  3. Poder de negociación. Muchos de los aeropuertos pequeños a las afueras de grandes ciudades sobreviven gracias a, principalmente, los vuelos de Ryanair. Esto le da a la aerolínea una posición de poder a la hora de pactar precios con las gestoras.

2. Nunca utilizan ‘fingers’

Acuérdate de esto la próxima vez que vueles con Ryanair: siempre saldrás del avión por escalera, nunca en pasarela. Las pasarelas —o fingers— son más caras que las escaleras.

3. Ahorro en personal

Los trabajadores de Ryanair cobran un 23% menos que los de otras aerolíneas de bajo coste. La aerolínea obliga, además, a que sus pilotos tributen en Irlanda o a que sean autónomos (el 70% de la plantilla opta por lo segundo). Aunque a los pilotos sí les pagan bien, se ahorran así dinero en finiquitos, bajas laborales y conflictos con sindicatos. Si te pones malo, no cobras. Los azafatos, por su parte, realizan labores de limpieza o de revisión de billetes. Sus cursos de formación son muy breves y, además, la aerolínea usa el mínimo personal legalmente posible dentro de sus aviones.

En 2006, la cadena de televisión del Reino Unido Channel 4 exhibió un documental titulado Ryanair caught napping (en español, Ryanair: La cara oculta del low cost) en el que se criticaban las políticas de entrenamiento de los trabajadores de Ryanair, los procedimientos de seguridad de la aerolínea y la higiene de los aviones, además de la baja moral de los empleados

4. Volar mucho con mucha gente

Un mismo avión de Ryanair puede hacerse Copenhague-Bruselas-Praga-Bruselas-Nimes-Bruselas-Treviso-Bruselas... en un solo día. Para ello, la aerolínea programa únicamente entre 30 y 45 minutos de parada en tierra antes del siguiente despegue. Además, instala el máximo número de asientos posibles —por eso son tan incómodos los asientos—. Cada avión de Ryanair puede transportar a 189 pasajeros.

aeropuerto-codigo-nuevo

5. Siempre el mismo avión

Todos, absolutamente todos los aviones de Ryanair son Boeing 737. Operar con un único modelo de avión les permite ahorrar en formación para los pilotos, los auxiliares de vuelo, los mecánicos y el personal de tierra, y también realizar compras al por mayor que les suponen ahorros multimillonarios. Ryanair, además, estuvo ávido en su día: tras el 11-S y en plena crisis de la aviación comercial, compró a Boeing 122 aviones con una rebaja sustancial, y los recibió a lo largo de una década. La flota de Ryanair es, de hecho, bastante nueva respecto a la de la competencia (tan solo 7,5 años). Los aviones nuevos permiten un ahorro brutal en combustible.

flota-ryanair

6. No tiene sede

Air France tiene París, Iberia a Madrid, Fly Emirates a Dubai. Pero Ryanair no tiene ninguna sede central identificada. Sus aviones están esparcidos por muchos aeropuertos o ‘hubs’ a lo largo de Europa. Al no estacionar sus aviones en un solo aeropuerto sino en 58 diferentes, tienen una posibilidad enorme de aumentar las conexiones (ofrecen casi 1.500 rutas) que un solo aparato puede hacer a lo largo de un día.

7. Venden publicidad

La publicidad le permite a Ryanair bajar un 7% el precio de sus billetes, según The Economist. En el lugar para las maletas, en revistas...e incluso en su página web. Al sacarte un billete te aparecerán decenas de ofertas para alquilar coches u hoteles.

publicidad-codigo-nuevo

8. Ahorran en intermediarios

Venden sus billetes a través de su propia web. Al ahorrarse en comisiones, el precio del billete puede bajar de un 5% a un 10%.

9. Nada de lujos

Aunque esto seguramente ya lo sabías. En Ryanair no hay comidas ni bebidas gratis. El billete te lo imprimes tú. El peso de las maletas, a cuentagotas.

comida-codigo-nuevo

10. Mejor pagar multas que perder dinero

Estas normativas tan estrictas les hacen ganar mucho dinero con pequeñas sanciones por incumplimientos. Por ejemplo, en 2009 fue demandada por la Dirección General de Consumo de Baleares, por cobrar indebidamente a los pasajeros un suplemento por llevar su equipaje, medida que Ryanair aplica sistemáticamente pero que es ilegal en España. Sin embargo, sus responsables han preferido invertir en buenos abogados y paciencia o, directamente, pagar las multas antes que intentar cumplir todas las normativas. Por lo visto, ser lo más ‘listos’ es lo más rentable.