10 ciudades europeas perfectas para escaparos un fin de semana romántico

Que el verano se termina es un hecho y que hayas sacado del cajón tu pijama de ‘entretiempo’ lo confirma. Pero la inminente llegada del frescor otoñal y el adiós al ‘caloret’ no quieren decir que los viajes estén vetados hasta el puente del Pilar, el de la Constitución o las vacaciones de Navidad. Por poco dinero, aprovechando que la temporada alta ya da sus últimos coletazos, es sencillo encontrar alguna escapada de fin de semana y, si por no haber coincidido en vuestros días libres, no has podido huir de la ciudad con tu pareja, aquí tienes 10 destinos cercanos y, sobre todo, increíblemente románticos para que podáis dar rienda suelta en 48 horas a todo el amor que no habéis podido hacer explotar durante julio y agosto. Atent@s.


Viena y sus paseos en carruaje

El centro de la antigua imperial ciudad es un paraje de cuento de hadas que se visita mejor subido en un romántico carruaje tirado por caballos. Y si ese paseo termina en los jardines de palacios como el de Schoennbrunn, o el de Belvedere, el plan termina de redondearse. Tampoco debéis perderos las vistas desde la torre mirador que ofrece una estampa panorámica del famoso bulevar de la Ringstrasse.


Dubrovnik, un escenario propio de Juego de Tronos

La ciudad croata, considerada por Lord Byron como la perla del Adriático, fue elegida por los productores de Juego de Tronos para representar la grandeza de Desembarco del Rey. Desde su puerto, rodeado por una impresionante muralla defensiva y abierto al mar, podréis disfrutar de uno de los mejores atardeceres de todo el Mediterráneo. Y más ahora, cuando ya se habrá vaciado de turistas.


Carcassonne, un tesoro francés escondido

Su castillo medieval es una de las postales más conocidas del mediodía francés. Más allá de emanar fotogenia por todos sus poros, Carcassonne es la ciudad perfecta para darle un gusto al paladar degustando el foie, el queso y el vino tinto (recomendamos el Côtes de St-Mont) de sus numerosas tiendas gourmet. Date un paseo por la rue de Saint-Louis y asómate a la basílica de Saint Nazaire. Para acabar el día asómate al teatro Jean Deschamps que siempre hay algun show en marcha (y gratis).


Estrasburgo, de lo más romántico de Francia

Pasea en barco por el barrio Petite France, con casas de madera de los siglo XVI y XVII, o por el Parc d l’Orangerie… Estrasburgo no son solo instituciones europeas, esta ciudad es Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1988, y promete regalaros las mejores estampas para que disfrutéis solos los dos, sin nadie que os interrumpa.


Praga, un destino hecho para disfrutar en pareja

Todo en Praga transpira romanticismo: desde su castillo hasta sus paseos, desde sus edificios singulares hasta sus jardines, como los del distrito de Hradčany donde la nobleza local construyó sus palacetes y vale la pena darse un buen paseo agarradito de la mano con tu ‘cuki’. Y, si ya os estiráis y reserváis una cena a bordo de un barco, con el Puente de Carlos detrás, la propuesta se torna irrenunciable.


Verona, no podía faltar

¿Cómo la ciudad de Romeo y Julieta podía no aparecer en este listado? La ciudad italiana es el escenario de un romance que toma vida al pasar por debajo del balcón desde el cual, según la leyenda, la joven hija de los Capuleto se asomaba para ver su ambicionado amor. Además, viajar a Italia siempre es una apuesta segura para los amantes del buen comer y tomarse un espresso que no sea el ‘agua chirri’ que te ponen en la uni.


Brujas, otro pueblo de cuento de hadas

Con el perdón de Amsterdam se la puede considerar la Venecia del norte. Salpicada de canales y puentes, de arquitectura medieval y de calles adoquinadas, vuestro Instagram reventará de creatividad e imágenes dignas de un cuadro de Rembrandt. Sí, os sentiréis los protagonistas de la mejor de las películas de amor y de más de un culebrón venezolano.


Lisboa, la joya de nuestros vecinos

Es una ciudad abierta, cosmopolita, moderna, pero que conserva un aura de nostalgia especial que la hace diferente a casi cualquier otra ciudad europea. El antiguo barrio de pescadores de Alfama, con calles estrechas y en cuesta, transportan a cualquier pareja que los visita a una época antigua y, por supuesto, increíblemente romántica. Además es la cuna del fado. Otra cosa, no perdáis la oportunidad de retratar vuestro amor en uno de los tranvías blancos y amarillos.


Santorini, una perla en medio del Egeo

Es uno de los destinos europeos más demandados por aquellos que quieren disfrutar de unos días en los que fundirse en una única entidad. La tranquilidad, sus paisajes de pueblo blanco salpicado por las montañas, sus playas de arenas finas y acantilados de origen volcánico… Todos los ingredientes para un fin de semana de desconexión para los dos. Intenta memorizar esta frase: Συγνώμη, δεν καταλαβαίνω (‘Perdone, no le entiendo’). Lol.


Granada, sin salir de casa

Será difícil encontrar en el mundo una estampa más evocadora que la de la Alhambra iluminada por la puesta del sol granadino. De hecho, no hace falta salir de España para encontrar el destino ideal y cada rincón de Granada lo ofrece sin esfuerzo: las calles del barrio del Albaicín, sus miradores, las típicas casas andaluzas… En fin, tienes donde elegir y más.

Ejemm... ¿todavía no has salido corriendo a por la maleta? Pues aprovecha porque solamente hay una cosa que provoque más envidias que las personas a las que el filtro Valencia les queda siempre bien, los que se cogen las vacaciones en septiembre. Bon voyage!