El vídeo de un oso polar muriendo de hambre que ha consternado a la red

El cambio climático sigue cobrándose vidas. Nos lo han recordado el fotógrafo canadiense, Paul Nicklen, y los documentalistas de la ONG Sea Legacy, que lucha para preservar la vida en los océanos, después de retratar una desgarradora escena que ya ha dado la vuelta al mundo: un oso polar muriendo por inanición. Ocurrió este verano en la Isla de Baffin (en el Ártico canadiense), el animal estaba en los huesos y luchó hasta el último segundo para mantenerse con vida. "Así es cómo se ve el hambre: los músculos se atrofian, se quedan sin energía. Es una muerte lenta y dolorosa", escribió Nicklen en su cuenta de Instagram.

My entire @Sea_Legacy team was pushing through their tears and emotions while documenting this dying polar bear. It’s a soul-crushing scene that still haunts me, but I know we need to share both the beautiful and the heartbreaking if we are going to break down the walls of apathy. This is what starvation looks like. The muscles atrophy. No energy. It’s a slow, painful death. When scientists say polar bears will be extinct in the next 100 years, I think of the global population of 25,000 bears dying in this manner. There is no band aid solution. There was no saving this individual bear. People think that we can put platforms in the ocean or we can feed the odd starving bear. The simple truth is this—if the Earth continues to warm, we will lose bears and entire polar ecosystems. This large male bear was not old, and he certainly died within hours or days of this moment. But there are solutions. We must reduce our carbon footprint, eat the right food, stop cutting down our forests, and begin putting the Earth—our home—first. Please join us at @sea_legacy as we search for and implement solutions for the oceans and the animals that rely on them—including us humans. Thank you your support in keeping my @sea_legacy team in the field. With @CristinaMittermeier #turningthetide with @Sea_Legacy #bethechange #nature #naturelovers This video is exclusively managed by Caters News. To license or use in a commercial player please contact info@catersnews.com or call +44 121 616 1100 / +1 646 380 1615”

Una publicación compartida de Paul Nicklen (@paulnicklen) el

Ante la falta de una pistola de tranquilizantes o de un pedazo de carne, Nicklen no pudo satisfacer su deseo de apaciguar el sufrimiento del oso. Así que, como relató a National Geographic , acabó optando por acompañarle hasta su último aliento de vida e inmortalizar con su cámara aquel momento para que su muerte no fuese en vano. Como dijo a la misma revista, "nos quedamos allí llorando, filmamos mientras nos caían las lágrimas por las mejillas”. Y, como vislumbró en su Instagram, es probable que este recuerdo termine persiguiéndole sin descanso: "Es una escena aplastante que todavía me atormenta".

Capturó estas imágenes en verano. Pero no las compartió en la red hasta el pasado 5 de diciembre. Al superar en 48 horas el millón de visualizaciones, se confirmó que sí que tendrían repercusión. Y, al registrarse miles de comentarios de personas consternadas, se evidenció que los minutos de agonía que los autores del vídeo habían compartido con el oso valdrían la pena. "Cuando los científicos dicen que los osos se están extinguiendo quiero que la gente sepa lo que es. Los osos morirán de hambre. Y así es como se ve un oso muerto de hambre", añadió.

Last summer I traveled with a group of friends to Svalbard, Norway in search of polar bears. We went to my favorite spot where I have always been able to find bears roaming around on sea ice throughout the summer. On this occasion, however, we didn't find any sea ice and we never found any bears alive. We did find two dead bears in this location and other groups found more dead bears. These bears were so skinny, they appeared to have died of starvation, as in the absence of sea ice, they were not able to hunt seals. In all of my years of growing up in the Arctic and later, working as a biologist, I had never found a dead polar bear. It is now becoming much more common. Through @sea_legacy and @natgeo we will continue to shine a light on our changing planet to convince the unconvinced. Please follow me on @paulnicklen to learn more about the effects of climate change. #polarbear #nature #wildlife #arctic #seaice @thephotosociety

Una publicación compartida de Paul Nicklen (@paulnicklen) el

No es la primera ocasión en la que el fotógrafo muestra las calamidades que el calentamiento global está provocando en los osos polares. Dos años atrás, en 2015, también se enfrentó al rostro de la muerte en el archipiélago de Svalvard en Noruega que antes destacaba por la presencia del mayor oso del planeta. “Encontramos dos osos muertos, y en otras expediciones encontramos más. Estaban tan flacos que parecía que habían muerto de hambre debido a la ausencia de hielo marino, ya que en esas condiciones no hay posibilidad de cazar focas".

El deshielo del Ártico es el responsable de casi todas las muertes reportadas y del incontable número de estragos que han sufrido lejos de las cámaras. Sin hielo el oso no tiene lugar desde el cual cazar focas, su principal fuente de alimentación y no le queda más opción que saciarse con huevos de patos, gansos y gaviota, explicó a El País Charmain Hamilton, investigador del Instituto Polar Noruego. Un método desesperado de supervivencia que, como ha demostrado este vídeo, únicamente garantiza su muerte y quizás su extinción en un futuro no tan lejano como pensamos.