Un vídeo en 360 grados te muestra el infierno que viven los animales en granjas industriales

Anoche España quedó conmocionada. El último episodio del programa de La Sexta Salvados, durante el cual se adentraban furtivamente y en compañía de la oenegé Igualdad Animal en una granja murciana proveedora de la famosa empresa cárnica El Pozo, dejó grabadas imágenes terribles en las retinas de los espectadores: animales mutilados, con maldeformaciones,  agonizantes, devorándose los unos a los otros, conviviendo con cadáveres. Una prueba del despropósito de buena parte de la industria cárnica que está llevando cada vez a más gente a adoptar dietas exentas de productos animales. Aunque no es la única.

Para situarnos aún más en este infierno animal, Igualdad Animal acaba de publicar un vídeo grabado en 360 grados sobre la vida de los animales de granja en la industria láctea. Una experiencia inmersiva narrada por la actriz irlandesa que daba vida a Luna Lovegood en la saga de Harry Potter, Evanna Lynch, que comienza el vídeo apuntando que "no era consciente de la crueldad que se esconde tras cada botella de leche, pero lo que descubrí me cambió para siempre". Y es que, aunque la percepción pública sobre las industrias lácteas suele ser más benevolente, lo cierto es que también están llenas de sufrimiento, como recuerda Lynch: "Cuando le crecen los cuernos son brutalmente mutilados. Esto es extremadamente doloroso pero es legal. Una práctica habitual en la industria láctea".

Al fin y al cabo, y como apunta la narradora, "para la industria láctea solo son futuras máquinas de producción de leche". Tal y como muestra el reportaje de Igualdad Animal, estos animales pasan toda su vida sobre un suelo de hormigón, sin llegar jamás a tocar un prado o nada que se le parezca. Durante años producen hasta cuatro veces más leche de la que necesitarían sus terneros, los cuales no vuelven a ver desde el momento en que son separados al nacer. Y, cuando se hacen viejas y dejan de ser útiles, son enviadas directamente al matadero. Por eso, y con vídeos como este, explican desde Igualdad Animal, tratan de "animar a que muchas personas a acercarse a una alimentación sin productos animales". Una decisión extrema que, sin embargo y visto lo visto, merece la pena plantearse.