La víctima de ‘La Manada’ rompe su silencio a través de una carta

El escrito ha sido enviado al programa de Ana Rosa Quintana

La joven madrileña que sufrió un abuso sexual en los Sanfermines de Pamplona en el año 2016 por los cinco miembros de ‘La Manada’ ha roto su silencio con una carta abierta divulgada por el programa de Ana Rosa Quintana. La presentadora ha empezado la emisión con esta exclusiva explicando que las palabras de la joven la han “emocionado como ninguna otra carta que haya recibido nunca”.

"Os puedo asegurar que todo el camino que hay que recorrer no es un plato de buen gusto. Pero qué hubiera pasado si yo no hubiera denunciado”, afirmaba la víctima en uno de los fragmentos divulgados y en el que ha dejado claro el martirio que le ha supuesto el haber sido acosada por foros y webs de información en las que se llegaron a sacar a la luz sus datos personales y fotografías de su aspecto.

Es por ello que uno de los reporteros del programa, el periodista Carlos Garayoa quien consiguió entrar en contacto con ella, ha calificado las palabras de la víctima como “emotivas, valientes y emocionantes” y ha añadido: "Esta mujer, desde su silencio ha convertido las calles de toda España en un clamor". 

Pero su silencio ya ha pasado y, precisamente por ello, por haber tenido la valentía de alzar la voz, la víctima ha querido lanzar un llamamiento a todas las personas que vivan una situación parecida o que busquen apoyar a otras mujeres que les suceda: “No os quedéis callados. Porque si lo hacéis, les estáis dejando ganar a ellos”.

Tras la sentencia que inculpa a los sujetos por abuso sexual y no por violación y tras la libertad provisional que fue decretada la pasada semana, las calles de España y de otros puntos del planeta se han unido para mostrar su indignación y apoyar a esta víctima a través de mensajes como #YoSíTeCreo o #HermanaNoEstasSola.

Las redes sociales se han movilizado. Todas las personas, hombres y mujeres, se han unido para que esta sentencia y lo que ha sucedido con ellos no se vuelva a repetir. Ahora solo falta conocer la versión íntegra de la carta y que quienes todavía no han querido entender su sufrimiento abran los ojos para ver el tamaño de la injusticia que se ha cometido con ella.