¿Te Vas De Vacaciones? Ten Cuidado A Qué Red WiFi Te Conectas

Aunque te vayas de vacaciones, sigues teniendo tu smartphone pegado a ti todo el día. Da igual el destino: playa, montaña, ciudad o pueblo, que tu sigues buscando conexión WiFi para conectarte a Internet y así prolongar tu tarifa de datos, mejorar tu conexión y ahorrar batería. ¿Pero dónde podemos conseguir la mejor conexión WiFi? Es fácil conectarse a una red WiFi abierta, sobre todo en los lugares públicos, pero eso no garantiza que tu conexión sea segura ni que tu ordenador o tu teléfono estén a salvo.

Si no tienen contraseña, es fácil que sean inseguras, pero aunque tengan contraseña no quiere decir que estés libre de riesgo. Los hoteles y restaurantes te facilitan un código para ingresar a su red de forma gratuita, aunque en muchas ocasiones puede ser una red segura, no puedes saber cómo tratan tus datos o qué pasa cuando te conectas a un sitio sin cifrado. 

Es más fácil para un hacker interceptar tu información mediante un ataque si te conectas a una red abierta sin ningún tipo de seguridad solo por querer unos minutos de Internet gratis. Aquí algunos pasos para no poner en peligro la seguridad de tu ordenador o tu teléfono móvil:

1. Verifica el nombre de la red: si estás en un hotel o cafetería, busca la red que tenga el nombre del sitio, no caigas en las redes llamadas "Internet Gratis". Y mejor que te pidan contraseña, porque así solo ofrece acceso a los clientes.

2. Desactiva las opciones para compartir archivos en red: es probable que estés acostumbrado a conectarte en red con otros equipos, pero esto podría permitir que otros puedan acceder a los archivos que tienes en la carpeta pública o en tu disco duro.

3. Activa la autenticación en dos pasos: una de las maneras más sencillas de proteger todas nuestras cuentas es activando la verificación en dos pasos en todos los sitios que la ofrezcan. Con este método tiene una doble barrera de protección frente a cualquier ataque, no importa si el hacker se hace con tu contraseña, seguirá necesitando el segundo paso de autorización para poder acceder a la cuenta.

4. Usa un VPN (Virtual Private Network – Red Privada Virtual): al usar un VPN estás creando una red privada virtual que mantiene todo tu tráfico bajo un manto extra de seguridad. Mientras navegas, todos los datos que envías y recibes pasan cifrados entre el servidor del VPN y tu dispositivo.

5. Usa HTTPS: servicios como redes sociales, gestores de correo electrónico o bancos usan conexiones seguras reconocibles porque empiezan por https en vez del típico http. Además, la mayoría de navegadores indican la página en color verde como símbolo de verificación. Pero si te conectas a una web con https y el color cambia a rojo, es que no se ha podido demostrar que ese certificado sea seguro.

6. No compartir información extremadamente sensible: cuando estás conectado a un red WiFi pública, no hagas transacciones bancarias en línea desde una red abierta.

Y usa el sentido común, porque el WiFi gratis puede salirte muy pero que muy caro.