Estados Unidos prepara un ejército de cíborgs para entrar en combate en 2050

El informe “Soldado Cíborg 2050: La fusión entre Humano/Máquina Fusión y las implicaciones del futuro del DOD” pretende cambiar para siempre el ámbito bélico

Una de las películas que más estimuló la imaginación de los adictos al cine de acción en los años 90 fue Soldado Universal. Dolph Lundgren y Jean Claude Van Damme enzarzados en una épica lucha entre cíborgs programados únicamente para cumplir órdenes hasta que uno de ellos, el bueno de Jean Claude, consigue recuperar su memoria anterior y retomar su libre albedrío para escapar de la tiranía de los militares que juegan a ser Dios. Puede sonar a una auténtica locura pero, según un artículo de la revista estadounidense Army Times, el Departamento de Defensa de Estados Unidos (DOD, por sus siglas en inglés) ya trabaja en implementar la creación de una ejércitos de cíborgs para el año 2050. 

En su informe “Soldado Cíborg 2050: La fusión entre Humano/Máquina Fusión y las implicaciones del futuro del DOD”, las mentes más brillantes del ámbito militar de Estados Unidos perfilan lo que será el ejército del futuro, es decir, un ejército en el que los ‘supersoldados’ se servirán de la tecnología para adquirir capacidades que hasta ahora estaban reservadas al campo de la ciencia ficción. Entre las supercapacidades del informe destacan, entre otras, las de aumentar y mejorar a niveles impensables la visión y la capacidad auditiva de los soldados, la creación de trajes que sean capaces de mejorar el rendimiento físico y el estado muscular durante el combate o la comunicación telepática y en tiempo real de todos los datos posibles de la batalla (posición del enemigo, tácticas complejas, etc.).

Si todas estas supercapacidades llegasen a ponerse en práctica, un ejército de estos cyborgs se convertiría en una arma letal ya que reduciría a la mínima expresión cualquier fallo que pudiera provenir del factor humano. Sin embargo, por mucho que el DOD se proponga este objetivo el informe no deja de ser una declaración de intenciones y no un proyecto en firme por lo que habría que ver qué tanto del revolucionario plan cyborg podrá ser aplicado en los próximos 30 años. Y lo más inquietante: cuál será el resultado de todas estas mejoras cuando el campo de su  aplicación es el único que implica matar a otras personas y destruirnos entre nosotrxs. ¿Acaso no resulta irónico que el hombre sea tan extremadamente eficiente y creativo en diseñar su propia destrucción?