Trump propone armar a los maestros para detener los tiroteos escolares

El presidente Donald Trump recibió ayer en la Casa Blanca a estudiantes, maestros y familiares afectados por tiroteos escolares como el que tuvo lugar el pasado día 14 en una escuela de secundaria de Florida y que se cobró la vida de 17 personas. Las víctimas de violencia armada solicitaron al máximo dirigente de los Estados Unidos que aplicara medidas legislativas que impidieran que una tragedia de esta magnitud volviese a ocurrir en el país. Y la respuesta de Trump sorprendió a todos: dotar al personal docente de armas de fuego. Porque según él, “si tuvieses un maestro experto en armas de fuego podría terminar el ataque muy rápido”.

“Ya no tendríamos una zona libre de armas. Porque una zona libre de armas para un maníaco, que son todos unos cobardes, es una invitación a entrar y atacar”, defendió el republicano. Una medida que encaja perfectamente con las ideas de una ciudadanía armada promulgadas por el presidente norteamericano durante la campaña electoral que le llevó a la presidencia. No en vano, tras los ataques terroristas que tuvieron lugar en París en noviembre de 2015, Trump declaró públicamente que “donde las balas van en ambos sentidos, no solo en una dirección, no tendrías el tipo de carnicería que tuviste”.

Para que esta nueva propuesta resultara eficiente, añadió Trump ayer, los maestros de las escuelas deberían recibir un “entrenamiento especial”. Medidas frente a las que algunos participantes en la reunión, como Mark Barden, padre de un chico asesinado en un tiroteo de 2012 en una escuela de primaria de Connecticut, se mostraron muy críticos: “Los maestros de escuela tienen responsabilidades más que sificientes en este momento para tener además la increíble responsabilidad de usar la fuerza letal para quitar vidas”.

Y, mientras Trump propone contrarrestar la violencia armada con más armas, supervivientes del tiroteo escolar que tuvo lugar la pasada semana en marcharon hacia la capital del estado de Florida para exigir a los gobernantes que limiten la venta de rifles de asalto: “Queremos una reforma de armas. Queremos leyes de armas de sentido común”. Una metáfora que refleja lo diferente que es la manera que tiene Trump de entender aquello de Make America Great Again y la de una parte muy importante de ciudadanos de los Estados Unidos que son conscientes de que, con tanta arma alrededor, lo único que volverá a ser grande son las estadísticas de víctimas por arma de fuego. Ojalá su idea se quede en su cabeza.