Trabajos En Los Que Se Puede Llegar A Ganar Más De 50.000 Euros Al Año

"Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”, dijo Confucio. La frase de este pensador chino está muy bien, es muy alentadora, invita a encontrar una labor que nos entretenga, que nos llene y que nos motive.

De todos modos, ¿y si lo que queremos es ganar una pasta gansa? Otras grandes pensadoras de la Humanidad, las abuelas, tienen una sentencia al respecto: “hazte funcionario y jamás tendrás problemas de dinero”. Vale, apuntado. Pero, ¿y si lo que queremos es trabajar en algo que nos gusta y, además, limpiarnos con billetes de 500? Bueno, o de 50, tampoco pasa nada. Pues es posible. Sí, señores. Porque existen trabajos modernos que mueven mucho, pero que mucho dinero. Sólo hay que tener ojo y especializarse. Y valer para ellos, obviamente. Pero es cuestión de probar… Aquí tienes unos cuantos si todavía no has decidido qué hacer para vivir (y forrarte).

Consultor SAP

¿Mande? El SAP es un conjunto de programas que, de un tiempo a esta parte, están implantándose en las grandes empresas para optimizar sus sistemas internos. Finanzas, gestiones bancarias como las nóminas, inventarios, relación con los clientes… Son procesos que se tecnifican para que su manejo y control sea más sencillo. Y se aplica a sectores de lo más dispares, además, por lo que el campo se multiplica. Pero, como toda herramienta nueva en fase de implantación, requiere a profesionales que la dominen. Y ahí entran los consultores SAP, que se pueden apretar, fácilmente, 50.000 lereles al año.


Diseño web y programador de apps

El paraíso de los anglicismos. Todo lo on-line, mola. Mola y es necesario, porque el que no está en Internet, no existe. ¿Cómo hacer para que una empresa sea conocida? Diseñando una web atractiva y organizando en torno a ella una buena campaña de contenidos. ¿Cómo posicionarla como una empresa útil para el consumidor, preocupada por su bienestar? Creando una app que responda a sus necesidades ¿Cuánto se puede ganar con eso? Toda la pasta que el dueño quiera gastarse, que puede ser mucha si conseguimos encontrar a un cliente con una auténtica necesidad, con un producto bueno y con ganas de moverlo. Aquí, los presupuestos también son variables, pero hay algo que está claro: estas cosas no son nada baratas. 


Diseño de e-commerce

Va en la línea de los trabajos anteriores, aunque da un paso más allá. Porque para ser un diseñador de e-commerce, debes tener un perfil más completo y saber diseñar una estrategia de lanzamiento, gestionar campañas de publicidad y saber segmentar al tipo de cliente que buscas. Es un trabajo más proactivo que el de diseñador web, porque eres tú el que te adelantas y el que tienes que saber detectar al posible comprador y dirigirlo hacia tu tienda on-line. Porque esto es así: ¿cómo se consigue ampliar sustancialmente el beneficio de una tienda, independientemente de la ciudad en la que esté? Montando una plataforma de e-commerce. Porque si todo lo on-line mola, lo que lleva una –e delante ya es la bomba. Y, claro, aquí también se mueve todo el dinero del mundo.

business-mileniales-codigo-nuevo

CoolHunter

O lo que vendría a ser ‘cazadores de tendencias’, personas que conocen perfectamente el mundo de la moda y asesoran a las grandes firmas ofreciéndoles predicciones en los gustos de los consumidores. Tal vez su faceta más conocida sea precisamente la del sector textil, pero los coolhunters pueden trabajar para otras corporaciones, como las dedicadas a la alimentación o la telefonía, dado que se encargan de llevar a cabo investigaciones sociológicas para entender cualquier mercado. Y ojo, que un estudio profundo de un ‘cazatendencias’ no es nada barato y puede alcanzar los 15.000 euros.


Blogger o youtuber

Dificilísimo entrar en este mercado, porque puede que sólo triunfe uno de cada cien mil, pero posible, a la vista de que muchos han convertido a sus blogs o sus canales de Youtube en un modo de vida más que rentable. ¿La receta? Buenos contenidos, gracia para contarlos y el respaldo de un público tan indeterminado como enorme. Todos seguimos a alguno y nos tragamos sus consejos y comentarios con alegría, hecho que ellos reconvierten en dinero a través de la publicidad que venden a las empresas por aparecer en sus portales. A más audiencia, más pasta por anuncio. Voilá.


Periodista especializado

¿Periodista? Suele ser sinónimo de precariedad y de sueldos bajos. Pero la cosa cambia cuando se une al apellido ‘especializado’. Es un trabajo difícil de alcanzar, precisamente por lo que te reporta. Especializado… ¿en qué? En vino, en gastronomía, en viajes. En todos esos sectores en los que se mueve dinerito fresco para promoción, en definitiva. Tal vez el salario no llegue a ser demasiado alto, pero si tienes la suerte de caer en un medio solvente, puedes cobrar ‘en especies’ y te pegarte la vida padre viajando gratis a los lugares más recónditos del planeta mientras te cuidan como un marajá, probando las delicatesen más exclusivas o bebiendo los caldos más obscenamente caros del mundo entero.

Por supuesto, todas estas profesiones requieren mucha formación y una especialización muy marcada pero, ¿qué quieres, que te paguen dinerales sin tener ni idea? Ya ves que tampoco es necesario hacerte registrador de la propiedad, notario o abogado de Estado. Así que hala, a triunfar, por ejemplo, escribiendo un reportaje sobre Tailandia y DESDE Tailandia.

Foto principal: Stephany Alves