Después Del Terremoto Del Nepal

La cifra de muertos sobrepasa las 7.000 personas (aunque las autoridades nepalíes creen que podrían llegar a los 15.000), hay más de 14.000 heridos y 5 millones de personas afectadas, según la ONU. Números que traducen las consecuencias del brutal terremoto de magnitud 7,9 en la escala de Richter y sus más de 40 réplicas que sacudieron el Nepal el 25 de abril, coincidiendo con el desgraciado año nuevo nepalí. Un país que en tan sólo un día vio desaparecer su infraestructura, su historia y parte de su vida.

Los niños huérfanos del seísmo

400.000 niños han quedado huérfanos en un país donde la infancia es una de las capas sociales más desprotegidas, según la ONG Nepal Sonríe. Los niños, traumatizados y con miedo a una nueva sacudida, después de más de cuarenta réplicas, permanecen juntos en campos de refugiados facilitados por Unicef. Esta ONG asegura que los niños que han quedado huérfanos corren peligro, ya que son el objetivo de las mafias de tráfico de menores. De las más de 300 escuelas, 274 han sido dañadas parcial o completamente, y un total de 1.700.000 menores necesitan ayuda.

Las consecuencias de la catástrofe

El terremoto ha derrumbado 200.000 viviendas y ha cortado la inestable electricidad de la ciudad de Katmandú. El caos de la tragedia ha provocado escasez de alimentación y suministros, y los hospitales están masificados. Los equipos de rescate continúan levantando los escombros de las casas y los templos y monumentos milenarios, considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y que ahora se han convertido en polvo. Bomberos Unidos Sin Fronteras advierten del peligro de las epidemias que podrán surgir a consecuencia de la contaminación del agua y la  alimentación en mal estado de las zonas más afectadas.

La ayuda que nunca llegará

A tan sólo 50 km de Katmandú, en el valle de Nashika, no han oído hablar de ONGs, ayuda internacional ni indemnizaciones del gobierno, los supervivientes del terremoto se las tienen que apañar solos en muchas aldeas donde la ayuda nunca llegará. El acceso dificulta la ayuda a los pueblos situados en las zonas más altas, donde las carreteras no llegan y hay que subir andando por las abruptas montañas. Aunque no se trata sólo de las condiciones geográficas, sino de las condiciones humanas de casta Lama de estos aldeanos, pertenecen a la tercera casta, sólo por encima de los indeseables y los comedores de ratas.

¿De quién depende el futuro del Nepal?

La ayuda del Gobierno nepalí, así como el apoyo internacional, tratarán de cooperar para que sus habitantes rehagan su vida, en uno de los países más pobres del mundo, donde el turismo es su mayor fuente de ingresos. ¿Qué pasará con la caída del turismo después de la pérdida de su patrimonio histórico? ¿Cuándo los países empezarán a olvidarse de los damnificados? Preguntas que sólo el tiempo y el interés de los gobiernos, responderán.