La técnica perfecta que te enseñará a ahorrar y llegar a fin de mes

¿Te suena eso de consumir un 80% de tu sueldo en los primeros 15 días de mes y vivir los siguientes 15 con el 20% restante? Y esto pasa cobres lo que cobres, cuanto más tienes más gastas. Parece una tontería pero deberíamos sacar del trastero el clásico cerdito de cerámica y empezar a poner en marcha un pequeño plan de ahorro que nos permita disfrutar de la vida a la vez que ahorrar una pequeña parte para futuros planes. Que luego llega ese viaje maravilloso que se montan tus amigos by the face y tú, claro, no puedes ir porque no has ahorrado NA-DA en lo que va de año.

"Por cada 10 monedas que coloque dentro de su bolsa, fruto de su trabajo, gaste solamente nueve." George Clason.

Desarrollar el hábito a lo largo de tu vida de ahorrar e invertir dinero no es fácil, requiere una determinación y una voluntad increíbles. Sin embargo, hay muchos trucos para hacértelo más llevadero y ahí va ese que los expertos recomiendan para blindar tu economía y que no tengas que acabar pidiéndole tuppers a tu madre.

Rob Berger cuenta en la revista Forbes que lo ideal para conseguir una "libertad financiera" sería que nos planteáramos ahorrar el 10% de nuestro sueldo cada mes. Argumenta que, independientemente de cuales sean nuestros ingresos, esa cantidad no deberíamos notarla especialmente. Tampoco se trata de vivir en modo 'rata', sino que aprendas a distinguir esos gastos superfluos que, a la larga, te dejan sin ahorros ante imprevistos o caprichos más caros.

Berger explica que hay que organizar una rutina mensual: establecer claramente cuál es la cantidad mínima imprescindible para cubrir los gastos de cada mes antes de que empiece. Después, aplicar esa regla del 10% que vas a salvar y que va a pasar a ser INTOCABLE y, al final, si tienes la suerte de no ser mileurista y te ha sobrado pasta, úsala para disfrutar un poco de la vida diaria (que no todo va a ser sacrificio y cerrar el puño).

Por otro lado, Robert Toru Kiyosak ha escrito numerosos libros sobre cómo construir tu propia 'riqueza' e incluso ha diseñado el Cashflow, un juego interactivo que pretende enseñar mecanismos de la denominada educación financiera. Un concepto que, según Kiyosak, debería ser incluida dentro del sistema educativo de los diferentes países del mundo.

Efectivamente existe un completo vacío en cuanto a educación financiera, y no para crear a ricos en serie, si no para enseñarnos desde pequeños el valor de las cosas y la importancia de la gestión de tu dinero.

Si no puedes ahorrar ese 10% empieza con menos, y conforme te vayas acostumbrando, sube la cantidad que ahorras hasta llegar a ese 10%. Empieza a apuntar tus ingresos y tus gastos en un excel o en una libreta. Visualizar con tus propios ojos en qué gastas tu dinero te ayudará a tomar conciencia de lo que es realmente imprescindible y de lo que no lo es. De repente te encontrarás a ti mismo controlando tus gastos y tus caprichos y cuidando ese pequeño tesoro que poco a poco se irá convirtiendo en viajes, estudios y demás.

Si le coges el gustillo quizás incluso decidas que merece la pena cambiar de vida financiera y aprender a invertir tu dinero para hacer que crezca. Los patrones mentales de la gente que está acostumbrada a ahorrar e invertir son muy diferentes a aquellos que no lo están. En unos años a lo mejor puedas mirar atrás y valorar como ha cambiado tu vida después de este pequeño gesto.