Así serán los taxis voladores de Uber en el 2020

Hasta ahora, todo eran rumores. Se sabía que Uber estaba trabajando en el desarrollo de coches voladores, pero nadie se atrevía a aventurar en qué fase se encontraba el proyecto. Pero eso se acabó. La ciencia ficción dejará de ser un género literario y cinematográfico para convertirse en una realidad en tan solo tres años. 2020 es la fecha, y Dallas y Dubai los escenarios en las que se realizarán las primeras pruebas, haciéndolas coincidir con la reunión del mundo de la automoción en la ciudad americana y con la exposición universal de la gran capital de los Emiratos Árabes. Aunque seguro que las imágenes trascienden cualquier frontera: en unos cuantos meses, la flota de Uber Elevate, diseñada con ayuda de otras empresas internacionales como la brasileña Aurora Flight Sciences, promete levantar los mentones del mundo hacia el cielo, llevándose también consigo los atascos y la polución.

Las ultramodernas aeronaves tripuladas de Uber se elevarán de forma vertical y servirán para cubrir distancias relativamente cortas, sin ser aptas para cruzar océanos, de momento. Entonces, ¿en qué se diferencia respecto a los clásicos helicópteros? En primer lugar, en su sistema de alimentación: los Uber Elevante serán eléctricos. En segundo lugar, en sus niveles de contaminación: ni ruido, ni emisiones de dióxido de carbono. Y, en tercer lugar, por su velocidad: los directivos de la compañía aseguran que las naves podrán cubrir desplazamientos de 100 kilómetros en 15 minutos. 

Aunque el contexto en el que se ha realizado este anuncio invita a no dejarse llevar por el entusiasmo. Uber está inmersa en el escándalo generado por su consejero delegado, Travis Kalanick, que se enfrenta a acusaciones de discriminación sexual y racial. ¿Será esta entonces una estrategia para desviar la atención? Al menos habrá que esperar poco tiempo para averiguarlo.