Stephen Hawking dice que nos vayamos a vivir a Marte y que sea en menos de 30 años

Echa una cuenta rápida. ¿Cuántos años tendrás dentro de tres décadas? ¿45, 50, 55 años? Bien, ese es el momento en el que Stephen Hawking quiere que hagas las maletas para hacer el viaje de tu vida. Cambiarás de casa, de ciudad, de país, de continente... y de planeta. Porque el físico ha soltado una sentencia categórica, alarmante y definitiva: “Estoy convencido de que los humanos necesitan abandonar la Tierra”. Por eso, apuesta por colonizar el espacio y establecer una nueva civilización en la Luna y en Marte.

Porque, de no ser así, en tan solo unas décadas podríamos extinguirnos. Y es culpa nuestra. Hawking ha expuesto sus reflexiones en el festival STARMUS de Noruega, repasando todas las aberraciones que hemos cometido durante siglos y que han terminado por mermar los recursos de la Tierra. Según él, se nos está quedando pequeña: "Le hemos dado a nuestro planeta el desastroso regalo del cambio climático, elevando las temperaturas, aumentando la reducción del hielo de los casquetes polares, la deforestación y la extinción de especies de animales". Por eso, apuesta por emular la gesta de Cristóbal Colón y salir a la aventura, estableciendo colonias humanas en otros lugares de la galaxia.

“Esto no es ciencia ficción. Está garantizado por las leyes de la física y la probabilidad”. De quedarnos aquí, el científico aventura una destrucción sin paliativos, motivada por el impacto de un asteroide o por un proceso de desertificación que nos llevaría a ser "engullidos" por el Sol. Por eso, ha instado a las grandes potencias internacionales a elaborar planes conjuntos que estudien la forma de crear un nuevo espacio apto para la vida en la Luna y el Marte. Y les ha urgido para que lo hagan rápido, en el plazo máximo de 30 años.

"Necesitamos tomar las medidas prácticas para establecer un nuevo ecosistema y debemos empezar a estudiar cómo transportar a miles de personas, animales, plantas, hongos, bacterias e insectos", ha explicado. Si no, si seguimos mirando hacia otro lado, continuaremos expuestos a "un alto riesgo de aniquilación".

Así que tal vez debas ir pensando qué llevarás a tu nuevo hogar cuando llegue el Apocalipsis.