La sospechosa carta en la que el líder de la Manada pide perdón a la víctima

Durante cinco años el Prenda acusó de mentirosa a la joven a la que violó con sus amigos y ahora escribe una carta desde la prisión pidiendo perdón.

Se le considera el líder de la Manada, el grupo de cinco amigos condenado por violar a una joven en los Sanfermines de 2016. Le conocen como el Prenda, aunque su nombre completo es José Ángel Prenda Martínez. Más de cinco años después de aquella violación y dos de la sentencia, ha sido el primero de los violadores en reconocer su delito y pedir perdón. Hasta ahora, acusaba a la víctima de haberse inventado la violación. 

Lo ha hecho con una carta manuscrita desde la prisión de Cádiz, desde donde cumple quince años de condena, fechada en el mes de julio pero publicada ayer por la nueva sección Caso Abierto, de El Periódico. Después, la envió a la Audiencia de Navarra que dictó su sentencia. 

“[Expreso] Mi total arrepentimiento por el delito por el cual cumplo esta condena y mi solicitud personal de perdón a la víctima por los daños causados, los cuales lamento profundamente, y así mismo a sus familiares directos”, dice la carta, que pide que se le haga llegar este pedido de perdón a la víctima y a los familiares. 

También pide otra cosa: “Que por favor conste en mi ejecutoria y expediente penitenciario esta solicitud (de perdón) por escrito y se me dé copia de la misma”. En las redes, son muchos los que aseguran que ha pedido disculpas para rebajar la pena y no de manera sincera. 

El Prenda tiene 31 años, se le desconoce oficio y estuvo en la órbita de los ultras del Sevilla. Con 20 años se vio implicado en un robo con fuerza y en 2016 viajó a Pamplona para los Sanfermines con sus amigos Ángel Boza, Antonio Manuel Guerrero, Alfonso Jesús Cabezuelo y Jesús Escudero. La noche del 7 de julio conocieron a una joven madrileña de 18 años a la que violaron en grupo en un portal de la ciudad. En un grupo de WhatsApp con otros 15 participantes llamado ‘La Manada’, escribió: “follándonos a una entre los cinco, puta pasada de viaje”.

El Prenda ha pasado cuatro años y tres meses en la cárcel y ha cumplido la cuarta parte de su condena, por lo que ya puede pedir permisos. Antes de la sentencia, acusó varias veces de mentirosa a la víctima. “Son cinco familias destrozadas por una mentira que estoy seguro que en su día diría para salir del paso (...) Espero que acabe con todo esto contando la verdad”, dijo en una carta.