El Séptimo Continente: Un Vertedero De Plástico

El mayor vertedero del mundo está en el océano Pacífico, entre la costa de California y Japón, rodeando Hawái. Es una isla de basura con una extensión que triplica el tamaño de España. Charles Moore, oceanógrafo norteamericano, descubrió la gran mancha de basura en 1997, que contiene unos cuatro millones de toneladas de desperdicio- el 80% procedente de la tierra y el 20% de los barcos-.

Esta isla de basura está situada en una área de convergencia de corrientes oceánicas que retienen a los desechos de plástico. "Se mueve como si fuera un gran animal sin correa, con frecuencia se aproxima al archipiélago hawaiano, dejando la costa cubierta de plástico", según explicó el oceanógrafo Curtis Ebbesmeyer a The Independent. De hecho, existen cinco grandes islas de basura alrededor del mundo creadas por la convergencia de corrientes marinas.

La Isla de Basura está formada por kilómetros de plástico flotante, 334.271 trozos por cada kilómetro cuadrado. El mayor problema es que los pequeños trozos afectan a la cadena alimenticia del océano al mezclarse con el plácton. Las ballenas, los peces y los pájaros que comen éste plástico se ven trágicamente afectados. Los plásticos no sólo son tóxicos por sí mismos, sino que también absorben los químicos más peligrosos del mar. Según Naciones Unidas, la contaminación marina provoca la muerte de más de un millón de pájaros marinos cada años y de 100.000 mamíferos acuáticos. 

¿Dónde está el límite?

Actualmente, el plástico que contamina los océanos del mundo tardaría 500 años en dejar de aumentar, según un estudio elaborado por científicos australianos. Retirar los desechos de plástico del mar tendría un coste elevadísimo, ya que  implicaría trabajar con toneladas de material tóxico, tecnología de punta, embarcaciones y tripulación especializada. ¿Qué país se haría cargo de la limpieza? En encontrarse en alta mar, la isla de basura no pertenece al mar territorial de ningún país, o sea, no forma parte de la responsabilidad ni soberanía de ningún gobierno. Las organizaciones internacionales deberían dejarse aconsejar por las ONG's, que hace más de diez años que hicieron sonar la alarma sobre esta problemática. ¿Dónde se colocarían los kilómetros plástico? Quizás ya es demasiado tarde para todas estas preguntas.

Según un reportaje de la BBC, hay regulaciones internacionales para prohibir el vertido de basura a los mares, pero no están funcionando. Algunos países han prohibido las bolsas de plástico, y cada vez más ciudadanos son conscientes acerca de las consecuencias de tirar plástico al mar, pero quizás no se podían llegar a imaginar que existieran cúmulos de plástico del tamaño de islas. La contaminación es tan grave que se cree que ya es irreversible. Ahora no solo se necesita consciencia acerca de la atrocidad ecológica sino la urgencia de actuar.