La sentencia de La Manada desata la indignación con protestas en todo el país

Decenas de miles de personas indignadas por que el delito cometido por los cinco jóvenes se considere abuso sexual y no violación

La indignación se ha desatado en toda España. Decenas de miles de personas han salido a la calle para protestar contra la sentencia a los cinco miembros de La Manada tras violar en 2016 en Sanfermines a una joven en un portal. Han sido condenados a nueve años de prisión por abuso sexual, pero muchas personas esperaban que el delito que cometieron se considerara legalmente una violación. Así que su disconformidad se ha palpado en ciudades de todo el país con pancartas, reivindicaciones y consignas como “no es abuso, es violación”, “no es no” o “hasta que no me maten, no me van a creer”.

En Madrid la concentración empezó a las puertas del Ministerio de Justicia, después pasó por la Puerta del Sol y el Congreso, donde se hizo una sentada, y terminó en Atocha. Durante todo este recorrido no faltaron reclamos que buscaban que el delito de La Manada deje de ser para la justicia un abuso sexual. "Pedimos un revisado de la pena y mayor justicia para las mujeres, no solo en este caso, sino en todos los que hay", dijo a Público una de las asistentes de la concentración. Otra de las mujeres presentes aprovechó para recordar al mismo diario lo sucedido la noche de los hechos: “es una violación, hay pruebas, mensajes, vídeos… ellos lo han reconocido en sus conversaciones y aun así los jueces dicen que no es una violación, están mintiendo”.

Entre los presentes, también se escucharon voces de la esfera política. Una de ellas fue la de Iñigo Errejón, diputado en el Congreso por Podemos, que también expresó su oposición a la sentencia: "es una vergüenza que han firmado unos jueces que en mi opinión se han equivocado drásticamente. Hay que cambiar el código penal y hay que dar más medios a la justicia para instruir la lucha contra la violencia machista".

El mismo rugir de protesta retumbó en las calles de ciudades como Pamplona, Valencia, Murcia, Zaragoza, Coruña, Oviedo, Huesca, Valladolid y Sevilla. En la provincia andaluza, donde nacieron los cinco condenados, cientos de personas se concentraron ante el Ayuntamiento con pancartas que no perdonaban lo ocurrido: “Ni olvido ni perdón para La Manada” o “Vosotros, machistas, sois los terroristas”. En Barcelona, donde miles de personas mostraron su desacuerdo en la Plaza Sant Jaume, su alcaldesa, Ada Colau, y otros políticos corearon lemas que demostraron que la ciudad condal también está con la víctima de La Manada: “Yo sí te creo” o “La Manada somos nosotros”.

Las protestas no quedaron únicamente en las calles. Durante todo el día, las redes se incendiaron con tuits de personalidades destacadas que mostraron también su oposición a la sentencia y al sistema judicial español: