Seis hombres intentaron asesinar a sus parejas y exparejas este fin de semana

Por mucho que lo denunciemos los medio de comunicación, la violencia machista sigue acechando a las mujeres en nuestro país. Según la plataforma Feminicidio.net, que recoge otros casos de violencia machista más allá de las relaciones sentimentales, en este 2018 ya ha habido nueve feminicidios en España aunque las cifras oficiales reduzcan esta cifra a tres. Precisamente, este fin de semana seis mujeres españolas han estado a punto de sumarse a la macabra cuenta debido a que sus parejas (y exparejas) las han intentado matar.

El resultado de estas frustradas atrocidades ha sido la detención de cinco de los presuntos agresores –uno de ellos se ha dado a la fuga– y la consternación de seis mujeres que, difícilmente, podrán olvidar que las personas que un día las habían amado, intentaron arrancarles la vida.

Este fin de semana negro empezó en Tenerife, donde una de las víctimas fue atacada por su marido, de 43 años, mientras estaba dormida. Se levantó de la cama con un cuchillo de cocina y le hizo dos cortes en cada lado del cuello. La agresión no llegó más lejos gracias a sus hijas, que lograron controlar la agresividad de su padre. El segundo caso, que tuvo lugar en la misma provincia, es el de una mujer de 61 años, que fue acuchillada por su esposo, de 66 años. El sábado, un hombre de 39 años agredió a su novia en el bar que ella regenta en Vitoria. Sus antecedentes con la justicia no contuvieron su ira al hacerle unas heridas que, más tarde, la llevaron al hospital. Ya el cuarto caso tuvo lugar en Murcia, donde un atacante de 45 años agredió a su pareja con un cuchillo y después se fugó de su domicilio.

Cuando parecía que esta extraña oleada de agresiones había llegado a su fin, el domingo otro hombre atacó en Murcia a su expareja de 26 años. Tienen dos hijos, pero eso no evitó que no la disparara y que ella no tuviese que ser ingresada en el hospital en estado crítico e intervenida de inmediato. El último intento de asesinato de esta infame lista ha sido Toledo, donde un hombre se saltó una orden de alejamiento al intentar entrar en casa de su exmujer con un hacha. Afortunadamente no lo consiguió, pero su gesto nos recordó que las órdenes de alejamiento no son siempre suficientes para controlar a un maltratador.

Cerramos 2017 con 49 mujeres asesinadas, según las cifras oficiales, y con 97, de acuerdo con la plataforma Feminicidio.net, una cifra que podría repetirse en 2018 si las cosas no comienzan a cambiar realmente. Este fin de semana casi pierden la vida seis mujeres que nos han recordado que aún no se ha hecho suficiente, que no basta con que nuestro Gobierno asegure que la mitad de las medidas de la violencia de Género contra la Violencia de Género están en marcha si hay estos riesgos. Por el momento, la violencia no deja de perseguirlas y nosotros, los medios de comunicación, no podemos dejar de denunciarlo.