Cómo Seguir Motivado Cuando Llevas Mucho En Un Proyecto Y No Consigues Lo Que Esperas

Cuando decides embarcarte en un proyecto a largo plazo siempre empiezas con ilusión y muchas ganas, ya sea unas oposiciones, emprender un negocio o una tesis doctoral. Pero pasan los días, semanas o meses, y sigues con los mismos esfuerzos que al principio, pero el resultado parece igual de lejos en el horizonte.

Vuelves a despertarte un día más, a estudiar o trabajar miles de horas, y así día tras día sin más fruto que el cansancio y la desesperación. La recompensa no es inmediata y cuesta tener un incentivo cada mañana para levantarse y cumplir. Por eso hace falta una alta dosis de motivación diaria, como un coche que necesita gasolina constantemente para seguir un viaje. ¿Pero de dónde sacar esa gasolina si ni el dinero ni los reconocimientos llegan pronto?

1. Comparte tus metas y logros diarios

Parece que no, pero contar al mundo tus pequeñas batallas ayuda mucho a sobrellevarlas. Abrir un canal de Youtube o un blog te ayudará a ordenar tu trabajo y a materializar tus avances. Es fácil sentirse acompañado en Internet, porque hay muchas personas en el mundo que seguro que se encuentran en la misma situación que tú y estarán encantados de ver a otros que pasan por lo mismo. Dejarán comentarios o mensajes que te motivarán mucho.


2. Marca objetivos pequeños y celébralos

Si tu meta está demasiado lejos, te costará mucho más seguir animado. Marca pequeños objetivos semanales que serán la excusa perfecta para darte un capricho y celebrarlos. Por ejemplo, si estás estudiando, puedes escoger un tema y comprometerte a estudiarlo esa semana, y si defines lo que harás si lo consigues, como comprarte algo que te gusta o hacer un plan divertido, te resultará más fácil cumplir.


3. Pide a un amigo que sea tu "sponsor" o padrino

Los alcohólicos anónimos tienen la figura del sponsor, que es alguien que te recuerda que no bebas y tal. Aplica lo mismo a tu reto, aunque sean de naturalezas distintas: pide a alguien que sea como un padrino que esté ahí para escribirte un Whatsapp cuando te despiertes, que te pregunte cómo llevas el tema de la semana o incluso que guarde una caja de chocolatinas para darte una cada vez que te vea. A veces los detalles más simples son los que más ayudan.


4. No olvides la rueda de la vida

Tu vida debe girar como una rueda, y si descuidas algo, no girará. Esta herramienta de coaching te ayudará a acordarte de llevar una vida equilibrada en diferentes aspectos. Ten en cuenta que tu proyecto es una carrera de fondo, así que necesitas mantenerte fuerte hasta el final, y para ello hace falta que cuides tu vida social, tu salud, tus aficiones, tu relación si estás en pareja... Piensa que descuidar esas áreas puede jugarte una mala pasada, pues al principio podrás aguantar con podo deporte, comiendo con ansiedad o dejando de quedar por falta de tiempo, pero a la larga lo más seguro es que si descuidas otros ámbitos acabe perjudicando también a tu rendimiento en el proyecto.