Un Ex Sargento Desvela Una Poderosa Rutina Militar Para Estar Activo Todo El Día

Si eres de los que sufren un difícil arranque mañanero, tenemos la solución perfecta para ti: te presentamos un método que hará que transformes esa pereza en pura energía. El secreto para conseguirlo consiste en seguir una rutina militar desvelada por Karl Erickson, un ex sargento mayor de las Fuerzas Especiales estadounidenses.  ¿El objetivo? Aumentar la productividad y mantenernos activos durante todo el día. ¿Todo apunto?

¡PUES ARRIBA, RECLUTA!

1. ¡A correr!

¿Sabes la típica imagen de militares corriendo en fila india, a primera hora de la mañana, que aparece siempre en las películas americanas? Pues no es postureo. En la vida real, también hacen lo mismo. Y razones no les faltan: es bueno para trabajar la frecuencia cardíaca y preparar el cuerpo para el estrés. También aumenta la conciencia mental y nos ayuda a limpiar todas las toxinas que tenemos en la sangre. Sobre todo, si la noche anterior ha habido juerga y alguna que otra caña o copa...


2.  Plan B para los que no tienen tiempo (ni ganas) de salir a correr

No valen excusas para no salir: que si no tengo tiempo, que si hoy llueve, que si me duele la garganta, que si me pica el pie izquierdo... NANAI DE LA CHINA: Hay que esforzarse. Pero, si realmente existiese una causa de fuerza mayor, el 'boina verde' propone una alternativa: dar 100 saltos extendiendo bien los brazos y las piernas. Y luego hacer un poco de pesas en casa para tonificar y trabajar también los músculos. Así, aumentarás tu fuerza y oxigenarás bien el cuerpo para enfrentar el nuevo día. Eso sí, ¡nada de hacerlo en pijama!


3. Toma café

Ya sabes que existen algunos vicios buenos. Pues bien, el café es uno de ellos. El ejército estadounidense ha hecho varios estudios con diferentes tipos de estimulantes y represores y han llegado a la conclusión que la cafeína es muy útil para sus efectivos.  Es más, algunos resultados indicarían que es la mejor manera de hacer guardias de madrugada sin sufrir efectos secundarios adversos. Así que estás autorizado para tomar esa tacita de café que te da la vida todas las mañanas. ¡No todo iba a ser sufrir!


4.  Define tus objetivos

Haz una lista de todo lo que tienes que hacer ese día. Incluso a lo largo de cada semana. O cada mes. Antes de arrancar la jornada, haz un repaso a todas esas listas para que tengas un visión clara de tus objetivos y de cómo tienes que priorizar cada una de las tareas. Seguro que, muy pronto, ese registro de to do's se convertirá en un índice de logros. Es muy gratificante ver como, cada día, vas completando todas esas cosas que querías o tenías que hacer. La clave: la sensación de cumplir con pequeñas metas le dará un gran impulso a tu motivación diaria.


5. Dedica tiempo a arreglarte y vestirte

Podría parecerlo, pero no es una tontería. Según Karl Erickson, "la forma de vestirse y cuidar de uno mismo es de vital importancia para conquistar el día. Comprobarás que los soldados tienen siempre las caras bien afeitadas, incluso en zonas de combate". Además, si te fijas, los militares llevan siempre sus uniformes limpios, planchados y en orden. Así que ese tiempo que dedicas a elegir modelito y a pasar por 'chapa y pintura' está más que justificado.


6. Duerme bien

En esta rutina, el descanso es fundamental. Por eso, antes de empezar la siguiente jornada es muy importante que duermas tus 8 horas de rigor. Y, si estás en una época de nervios y estrés y te cuesta conciliar el sueño, haz técnicas de relajación y meditación. Tu cuerpo necesita recuperar fuerzas para poder seguir a tope. Aunque, si realmente has cumplido con estas pautas y has hecho el ejercicio que te hemos propuesto, lo más probable es que a las 22h de la noche caigas rendido y duermas como un lirón. Ya nos cuentas.