Ruqia Hassan, La Heroína Siria De Las Redes Sociales

Quienes la conocen aseguran que era una chica tímida, algo introvertida y poco habladora. Pero en las redes sociales derrochaba una valentía y tenacidad dignas de una heroína de novela épica. Se llama Ruqia Hassan, tenía 30 años y ha sido asesinada por contar su día a día en la ciudad de Raqa, situada al norte de Siria y desde el 2014 bajo el dominio del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (ISIS según las siglas en inglés).

Ruqia Hassan había estudiado filosofia en la ciudad de Alepo y formaba parte de la etnia kurda.

Hoy una combatiente tunecina me ha llamado la atención por mi código de vestimenta islámico. La he ignorado y he seguido andando, pero me hubiese gustado tener una pistola para matarla. Quería parar esta humillación. Estos tíos han construido su poder a costa nuestra. Estoy harta de ellos y de su poder. Estoy harta de ser una ciudadana de segunda clase. Dios, por favor ayúdanos”.

Así era la forma en la que Ruqia se expresaba en Facebook. Según el diario The Guardian, solía escribir bajo el seudónimo de Nissan Ibrahim, pero actualmente esta cuenta ya no existe.

Su entorno empezó a advertirla de que tuviese cuidado porque estaba atrayendo la atención de las milicias del ISIS, pero ella siguió adelante con su diario. Sin miedo. Contando lo que ocurría. Contando la verdad.

"He recibido amenazas de muerte, pero no me importa que el ISIS me arrestre y me arreste y me mate, porque cuando me corten la cabeza tendré dignidad y eso es mejor que vivir humillada".

Poco después de publicar este mensaje fue secuestrada en su casa y llevada a la cárcel. Su familia fue cada día a ver si tenía noticias pero no les dejaron verla. Nunca. Hasta que un día les dijeron que Hassan había sido decapitada dos meses antes junto a otras cinco mujeres.

“Se ha convertido en una heroína en nuestro pueblo por su valentía y por ser la voz de la verdad. Nunca la olvidaremos”, explicaba un familiar a The Guardian.