Las redes se indignan ante un hombre que le pide sexo oral a una niñera por Wallapop

Cada día más mujeres utilizan sus perfiles en redes sociales para denunciar el acoso que sufren, no solo en sus vidas profesionales, sino también en las personales. Más allá del típico que dice 'hola' y manda una foto de su pene como si nada (las llamadas 'fotopolla'), es cada vez más común encontrar casos de hombres que utilizan su acceso a datos personales para llegar a clientas e intentar ligar con ellas o, directamente, pedirles sexo. Mensajeros, médicos, taxistas, hombres que alquilan pisos o buscan trabajadoras... El último caso ha sido el de Astrid, una usuaria de Wallapop que se ofrecía para trabajar como niñera y se encontró con un mensaje de un hombre que le pedía si estaba disponible para hacerle una felación.

Astrid decidió denunciar lo sucedido en Twitter e hizo una captura de pantalla para desenmascarar a su acosador. En la imagen podemos leer que todo empezaba con una 'inocente' conversación en la que él le preguntaba por su disponibilidad para trabajar en la ciudad de Valencia. Cuando ella responde que sí, él le pide sexo oral. "Te ofrezco 50 euros por que nos liemos y me la chupes. Te parece bien? No te quiero ofender".

La situación ha generado indignación entre los usuarios de Twitter que se han volcado en encontrar al individuo en cuestión y, de paso, a la mujer que aparece con él en la foto. Cuando Antonio –así se llama el acosador en cuestión– empezó a recibir mensajes y menciones increpándole por lo que había hecho, recurrió de nuevo a Astrid para ‘disculparse’ y pedirle que retirara los tweets para no hacerle daño a su novia. Según la joven, Antonio también la amenazó con llevarla a juicio si no lo hacía.

Aunque no hay ninguna garantía de que no siga pidiendo felaciones a domicilio, finalmente, parece que la presión social surtió efecto. La cuenta de Twitter de Antonio está cerrada y Wallapop aseguró a Astrid que había "tomado medidas" contra este usuario.

No es la primera vez que un caso así se vuelve tan viral. En marzo de 2016, internet conocía el caso de la tuitera @albatardellum, quien subía una captura de pantalla denunciando que un repartidor de MRW había accedido a sus datos personales para ligar con ella a través de Whatsapp. Algo que viola la Ley de Protección de Datos, además de ser acoso sexual. Otras usuarias de Twitter se identificaron con ella y también subieron sus propias capturas de pantalla, cosa que demostró que existe estos casos no son aislados y que, demasiado a menudo, las mujeres se ven envueltas en situaciones de acoso online.