La razón por la que las personas que viajan mucho encuentran trabajo más rápido

Está claro que viajar y conocer otras culturas solo trae cosas buenas. Una mente más abierta, más multicultural, más creativa y alejada de prejuicios. Sin duda, salir a descubrir el mundo es el antídoto de muchos males. Pero varias investigaciones han demostrado además que vivir pegado a una maleta todo lo que se pueda nos hace más inteligentes. Y no solo en el plano teórico, aprendiendo geografía y rasgos y costumbres de otras sociedades, sino también en el práctico. Y eso podría terminar traduciéndose en un buen trabajo. Estos son los motivos por los que no debes dejar de viajar si quieres que se te abran las puertas de casi cualquier empresa.

Un estudio dirigido por William W. Maddux, profesor de comportamiento organizacional de la escuela de negocios INSEAD, descubrió un vínculo claro entre el compromiso multicultural de los estudiantes y su capacidad de reconocer diferentes perspectivas sobre un mismo problema y de encontrar soluciones más creativas. Maddux pudo constatar con sus investigaciones que aquellas personas que habían mantenido lazos e interraciones con otras culturas tenían una amplitud de miras mucho mayor que los que no los habían experimentado, algo casi obvio, pero concluyó que eso les programa para ser más competitivos y resolutivos ante cualquier conflicto. 

Para su análisis contó con la participación de varios estudiantes de los programas de MBA de INSEAD, a los que siguió analizando tiempo después. Una vez concluidos sus estudios, Maddux comprobó además cómo las personas viajadas terminaron recibiendo muchas más ofertas de trabajo. Esto es debido, según el profesor, a que "los individuos expuestos a ambientes multiculturales logran un enfoque psicológico y un compromiso con diferentes culturas que determina su crecimiento en la complejidad integradora" y que, por tanto, les conduce a "recibir más oportunidades profesionales".

Asimismo, otro estudio del mismo científico centrado también en la práctica corrobora sus opiniones. Maddux reunió a un grupo de voluntarios, de los que un porcentaje había vivido en el extranjero y el otro apenas se había alejado de su lugar de nacimiento. Antes de someterlos a una prueba de creatividad individual, pidió al primer equipo, al que sí había conocido otros lugares, que rememoraran recuerdos de aquellos viajes. Una vez completado el ejercicio creativo, Maddux comprobó cómo los viajeros resolvieron satisfactoriamente a menos un 50% más de los ejercicios que los que no habían tenido experiencias multiculturales.

Por eso, viaja. Porque no solo podrás presumir de experiencias increíbles, sino que terminará siendo más inteligente y conseguirás optar a mejores empleos, quizá a aquel con el que llevas soñando desde tu infancia.