Putin dice que él no tiene días malos "porque no es una mujer"

¿Por saber organizar perfectamente sus rutinas? Frío. ¿Por ser capaz de gestionar con habilidad cualquier problema de su país? Frío, frío. ¿Por tener un equipo de gobierno cohesionado, bien engrasado y capaz de solventar cualquier crisis? Congelado, como el hielo de Siberia. Vladimir Putin no tiene días malos "porque no es una mujer". Tal cual. Lo ha afirmado así, sin medias tintas, en un documental de Oliver Stone, en el que el cineasta ha plasmado el día a día del presidente de Rusia. "No quiero ofender a nadie. Es la naturaleza de las cosas. Hay ciertos ciclos naturales", completa el mandatario en su enésima frase lapidaria. Y se ha quedado tan pancho.

Resultat d'imatges de putin face

Las entrevistas de Putin, el amplio documental de cuatro capítulos firmado por Stone, se estrenará el próximo 12 de junio en la cadena estadounidense Showtime, y la agencia Bloomberg se ha ocupado de hacer públicos los contenidos más jugosos tras haber tenido acceso exclusivo a sus contenidos. Según informan, el gobernante ha encontrado el mejor escaparate para promocionar su virilidad. Porque ese ataque poco velado a las mujeres no ha sido el único comentario reprochable. Putin ha combinado la misoginia con la homofobia, afirmando que jamás compartiría la ducha común de un submarino con un homosexual: "¿Para qué provocarlo? Ya sabéis que soy un maestro del yudo", afirmaba sin tapujos.

Stone ha acompañado a Putin por diferentes escenarios de su día a día. Ha paseado con él por la sala dorada del Kremlin y por otros lugares en los que Putin despliega diariamente sus dotes de mando, afirmando que su cargo no le deja ni un día libre. Aún así, ha mostrado a Stone cómo ejercita sus músculos levantando pesas y haciendo gimnasia.

Estas declaraciones se suman a la larga lista que Putin se encarga de engrosar habitualmente. Han sido muchas sus citas célebres, como aquella en la que 'defendió' a las prostitutas rusas cuando la prensa acusó a Trump de frecuentarlas: "No creo que sea así pero, sin duda, las nuestras son las mejores del mundo". 

Continúa así la aparente 'competición' entre Putin y Trump por ver quién es capaz de proclamar la soflama más polémica. ¿Quién resultará el vencedor de esta contienda verbal?