El perro que arropó a una niña perdida durante 7 horas en un bosque

La madrugada del lunes será recordada en la localidad de Gil Garcia, en Ávila, por haber sido la más larga para todo el pueblo. En medio de la oscuridad de la noche, cientos de vecinos se dejaron la garganta y el corazón buscando a una niña de dos años que unas horas antes se había perdido en una región boscosa cuando paseaba junto a su padre y a su perro.

Los vecinos, miembros de la Guardia Civil, Protección Civil y SEPRONA peinaron la zona sin éxito durante siete horas. Cuando llegaron las primeras luces y todo parecía anunciar lo peor, un sonido les devolvió toda la esperanza. Escucharon el gruñido de la mascota de la niña y localizaron a la menor acurrucada y dormida junto a unas zarzas, arropada por su perro”, declaró el sargento de la Guardia Civil.

Por lo visto, el perro de raza podenco (muy utilizada para la caza mayor y menor) no solamente permaneció fiel junto a la pequeña mientras ella recorría casi cuatro kilómetros desde el punto en el que se separó de su padre, sino que además le proporcionó calor y protección durante la larga noche en el bosque, hasta tal punto que la niña descansaba tan tranquila acurrucada sobre él.

Una historia con un final feliz (pese a comprobar que se encontraba en buen estado de salud, física y psíquica, fue trasladada hasta los Servicios Sanitarios para ser reconocida), que viene a demostrar una vez más cómo el llamado ‘mejor amigo del hombre’ no se ganó el título por casualidad. Esperamos que, al menos, el perro fuese recompensado con un buen hueso. Se lo merece.