Periodistas españolas impulsan su propio #MeToo de cara a la huelga del 8M

Las periodistas también se suman a la huelga del 8 de marzo. Así lo han manifestado más de 3.600 trabajadoras de distintos medios, agencias y gabinetes al firmar un manifiesto histórico en el que apoyan la huelga del Día Internacional de la mujer. También han utilizado este documento para impulsar su propio #MeToo, para exponer unas reivindicaciones a los medios de comunicación y a empresas periodísticas. Un intento de hacer que la situación de todas las periodistas sea más óptima porque, como dicen en el manifiesto: "el feminismo también es necesario para mejorar el periodismo".

En el manifiesto denuncian que sufren el mismo machismo que las mujeres del resto de sectores y, por ello, algunas de sus demandas son acabar con la brecha salarial, el techo de cristal y una precariedad que consideran que les afecta más a ellas que a los hombres. También ha habido espacio para denunciar el acoso sexual y laboral. Ponen sobre la mesa que, mientras están trabajando, se las trata con ninguneo, condescendencia, paternalismo y mansplaining tanto dentro como fuera de las redacciones. Además de recordar que también sufren acoso online y comentarios violentos y machistas en sus piezas. En otras palabras, en ocasiones son cuestionadas y ofendidas por ser mujeres. 

En otra reivindicación señalan que las empresas deberían ser flexibles para que hombres y mujeres se repartan por igual el cuidado a otros –hijos, padres o abuelos–. Porque si esta responsabilidad solo recae en las mujeres, son ellas las que acaban recortando o incluso abandonando su empleo o cambiando de profesión. Además, también han recordado que las tertulias y los espacios de opinión están masculinizados y que, en demasiadas ocasiones, los enfoques de las piezas tratan a las mujeres como personas de segunda. Un ejemplo que han puesto es cómo se habla de la violencia machista, que lamentablemente, hay ocasiones en las que se sigue culpabilizando a la víctima. Y esto es la prueba de que la visión del hombre está por encima de la de la mujer. 

A partir de estas peticiones, animan "a todas las compañeras a que se sumen a la movilización en la medida de sus posibilidades y circunstancias". También han invitado a todas las que puedan a reunirse el 8 de marzo a las 12 de la mañana en la plaza Callao de Madrid y en los Jardines de Montserrat Roig de Barcelona. En ambos lugares leerán juntas el manifiesto que denuncia unas injusticias que nunca ninguna mujer tendría que haber vivido.