Pepsi la lía creando snacks para que las mujeres coman con "más feminidad"

PepsiCo ha desatado la polémica determinando en público como, en su opinión, comen las mujeres. Así lo ha manifestado en el programa de radio Freakonomics la CEO de la multinacional, Indra Nooyi, al indicar que están trabajando un nuevo de tipo de snacks que, supuestamente, estarán diseñados para satisfacer los hábitos de comer de las mujeres. Al parecer, la compañía que ha traído al mundo productos como Lay’s, Cheetos, Doritos y Fritos que aún no ha entendido que el género no determina el comportamiento de las personas, sino que solo puede hacerlo su personalidad.

Porque, y aquí viene lo más surrealista del asunto, con estos nuevos productos su objetivo no sería otro que evitar que las consumidoras se manchen los dedos, que gocen de un sabor más ‘completo’ para que no tengan que comerse las migas (PepsiCo cree que eso es un acto indecoroso para una mujer) y que no tengan que hacer ruido mientras comen (serán menos crujientes). Unos argumentos que dejaron entrever que la multinacional cree firmemente que los hombres pueden (y deben) comer de una manera y las mujeres de otra. Una concepción tremendamente sexista que ha levantado una oleada de críticas en Twitter.

“Cuando los jóvenes comen sus patatas fritas se chupan los dedos con mucha alegría, y cuando llegan el fondo de la bolsa vierten las migas en su boca porque no quieren perder ese sabor”, detalló Nooyi en Freakonomics ahondando en su polémico argumento. Y eso no fue todo, después encasilló a todas las mujeres en un falso prototipo de mujer delicada a la que no le gusta mancharse las manos delante de los demás alegando que “les encantaría hacer lo mismo, pero no lo hacen. No les gusta masticar haciendo ruido en público, no se chupan los dedos generosamente y no les gusta verter las migas en la boca”.

Pero, si con estas declaraciones PepsiCo no hubiese demostrado que está a años luz de conocer a las mujeres de hoy, las controvertidas palabras de Nooyi no terminaron allí. También dijo que esos productos serían de un color diferente (ojo no se vaya a confundir un hombre) y que tendrían un tamaño más pequeño que el resto para que puedan guardarse en el bolso (sí, todas las chicas llevan bolso). Si algo ha recordado al mundo entero todo el asunto de las ‘chips para mujeres’ es que, por desgracia, todavía hay personas y multinacionales enteras que creen que pueden decidir como tienen que ser las mujeres y, sobre todo, qué deben consumir para seguir siendo femeninas.