La Pena De Muerte En El Mundo

El pasado mes de abril, Corea del Norte ejecutó a su ministro de defensa por quedarse dormido durante un acto militar. Y es que este es uno de los motivos por los que el régimen norcoreano de Kim Jong-Un “puede” sancionar con pena de muerte. En 2014, al menos 607 personas fueron ejecutadas en 22 países, aunque hubieron hasta 2.466 condenados en más de 50 países, según Amnistía Internacional. Respecto a hace 20 años, el número de ejecuciones se  ha reducido a la mitad, aunque en 2014 hubo un 28% más de ejecuciones que en 2013, como una manera de hacer frente al terrorismo y a la delincuencia.

La mayoría de ejecuciones tuvieron lugar en China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Estados Unidos. En la cifra de 607 ejecuciones, no se cuentan las de China, que asesinó a más personas que el resto de los países del mundo juntos, aunque se desconoce cuantas personas ejecutaron ya que los datos se consideran secreto de Estado. En 2013 China acabó con 2.400 personas, en contraposición con las  778 que murieron en el resto del mundo. A pesar de que esto parece una barbaridad, esta cifra supone un descenso comparado con las 12.000 ejecuciones en 2002 del régimen comunista.


¿Por qué pueden condenarte a pena de muerte?

Los tratados internacionales, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos o el Pacto Internacional por los Derechos Civiles y Políticos, entre otros muchos, prohíben el uso de la tortura, pero sin embrago, no prohíben la aplicación de la pena de muerte. Consecuentemente, cada país o en el caso de Estados Unidos, cada estado, decide sobre su aplicación. En cada región utilizan la decapitación, el ahorcamiento, la inyección letal y la arma de fuego para sancionar los que consideran, los peores delitos.

Corea del Norte: Pueden condenarte a pena capital por 22 delitos, entre ellos por traición, sin más especificaciones. Traicionar al régimen abarca todos esos delitos que el dictador del país considere, como quedarse dormido en un desfile militar.

China: Pueden ejecutarte por delitos relacionados con las drogas o delitos económicos, como la malversación, la falsificación y la aceptación de sobornos.

Irán: El delito más sensato por el que te pueden condenar en Irán es por violación. El Código Penal Islámico consta con la pena de muerte por lapidación para el delito de adulterio durante el matrimonio. Otra consecuencia de la pena capital es ser lesbiana, gay, bisexual o transgénero en Irán, que seguramente te ejecutarán públicamente por ello.

Arabia Saudí: Casi la mitad de las ejecuciones fueron por delitos que implicaban homicidios. Las otras fueron por delitos de drogas, secuestro, terrorismo, tortura, violación. El adulterio también es un delito por el que ejecutar en Arabia Saudí, como ser acusado de brujo o hechicero, que es un delito legislado en este país.

Pakistán: Por ofender verbalmente o mediante hechos a Alá pueden condenarte a pena de muerte. El país considera la blasfemia un delito por el que ejecutar a los infieles o los que no son tan fieles como quisieran.

Emiratos Áarabes Unidos: El país concena a los violadores y a las mujeres que engañan a sus maridos, que las ejecuta mediante lapidación, tirándoles piedras hasta que mueran, de manera lenta y dolorosa.

Estados Unidos: El uso de la pena de muerte sigue caracterizándose por los errores, las incoherencias y las disparidades raciales. Durante el año 2014 Estados Unidos ejecutó a personas con discapacidad mental e intelectual, en contra de lo establecido por el derecho internacional.


 ¿Y en España?

Desde 1995 la pena de muerte está abolida en España. Sin embargo, el Artículo 15 de la Constitución especifica que “queda abolida, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra”. Posteriormente se aprobó la Ley Orgánica 11/1995, de 27 de noviembre, que abolía la pena de muerte totalmente. Igualmente, la Constitución tiene un peso legal mucho más mayor que una Ley Orgánica, que podría ser derogada con más facilidad y volver a permitirse la pena de muerte durante la guerra.

Actualmente no hay pruebas de que la pena de muerte sea más disuasoria que la cárcel en la mayoría de delitos por los que se ejecuta, el terrorismo y la delincuencia. El año 1977 solo 16 países abolieron la pena de muerte y actualmente 140 países están a favor de su abolición. La pena de muerte, que condena los delitos, es un propio delito ya que viola al derecho a la vida.

Crédito de la imagen: Amnistía Internacional