Pasé una semana haciendo el 'like for like' para ver si ganaba seguidores en Instagram

Los instagramers aparecen de repente y, de un día para el otro, se han hecho con miles de seguidores. Desde que existen las redes sociales, cualquiera puede ser famoso mientras los mortales que seguimos siendo anónimos no alcanzamos a comprender cómo lo han hecho. Son chicos y chicas que 'sencillamente' están ahí, posando para ti frente a un paisaje bonito con ropa moderna que tú jamás te pondrás porque no te atreves —a lo mejor por eso no eres influencer, ejemm. Pero, ¿cómo han llegado a tener tantos likes y seguidores? Y, lo que seguramente estarás pensando: ¿puedo hacerlo yo también?

To be yourself is all what you can do. @lasfotosdexus

A post shared by MILI LAJE (@mililaje) on

Investigando por mi cuenta sobre el inocente pero endiablado y adictivo mundo de Instagram, llegué hasta algo que algunos micro influencers (los que acumulan algunos miles de seguidores e incluso pueden percibir ingresos con sus redes sociales) utilizan para empezar a crecer desde cero: una técnica llamada ‘like for like’ . Todos tenemos amigos que nos dan unos ‘me gusta’ de base, que nos ayudan a llegar a los amigos de sus amigos y conocidos. Pero ese crecimiento, conocido como ‘orgánico’, no convierte a alguien en ‘famosillo’ pronto.

Una táctica para ser más visible

El ‘like for like’ consiste en añadir a todas tus publicaciones de Instagram y Twitter un hashtag de este tipo (#likeforlike, #like4like, #followforfollow, etc) para conseguir más ‘me gusta’ o seguidores sin necesidad de tener nada 'especial', por así decirlo. Solo a cambio de que sea algo recíproco, es decir, a ti te dan un 'like' y tú se lo devuelves a la persona a la que te lo dio. Pero, para saber bien cómo funciona este truco, decidí aplicarlo a mi perfil en esta red social durante una semana.

"La dedicación al #likeforlike es adictiva, porque sí que puede ser efectiva pero requiere de muchas horas", me explica Álvaro Dols, experto en marketing online y marca personal. Sabiendo esto y como solo pretendo hacer un pequeño experimento, decido pasar cinco minutos al día dando likes de forma indiscriminada a todas las personas que utilicen este hashtag en Instagram y sentarme a esperar los resultados. Quién sabe si será este el inicio de mi carrera como instagramer.

El hashtag #likeforlike acumula millones de publicaciones en todo el mundo

Funciona pero tiene sus inconvenientes

Empiezo un miércoles, con 286 seguidores y 21 míseros likes en mi última foto. Mi perfil es de lo más anónimo, pero tras los tres primeros días he ganado más de 30 seguidores nuevos y la media de 'me gustas' en mis fotos ha aumentado en 10-15 likes (recibo likes en fotografías viejas). Me fijo que la mayoría de las personas que incluye el #likeforlike entre sus hashtags son asiáticas o rusas. Dols me explica que esta ya no es una técnica tan utilizada como en los primeros años de Instagram y que, por eso, no llegó a utilizarse en masa en España. Además, me cuenta el experto, tiene un inconveniente: "Deja ‘mancha’ en tu foto". Es decir, el hecho de que el hashtag esté ahí evidencia que buscas seguidores y tu perfil queda menos limpio y profesional.

"Antes lo usaba pero ya no lo hago. Está mal visto, como si solamente estuviese buscando likes y fueses superficial. Como si estuvieses buscando alimentar tu ego", reconoce Álvaro ‘LoPuto’ un estudiante de Publicidad y Marketing en ESIC de 22 años. Durante un año,  ganó entre 150-200 seguidores a base de disparar likes a todo lo que aparecía en su feed de Instagram. "Según me levantaba cada mañana me pasaba un minutito dándole al like. En realidad, lo hacía para tener más voz en las redes sociales pero quizás no era la forma más acertada", dice el barcelonés ahora que acumula 1.007 seguidores y se siente satisfecho.

Personalmente, en mi caso no estoy usando el #, pero sí participo en la 'rueda' de likesfollowers que proporcionan. En los cinco minutos que me tomo cada mañana para este ritual consigo dar, más o menos, unos 100 me gusta. Uno a cada foto que veo al bajar en mis búsquedas. Ya han pasado cinco días (con el finde de por medio) y, aunque sí tiene más movimiento, mi perfil no sube como la espuma. "Cuanto más activo eres más se te verá online y mejores resultados obtendrás. Esto es como un trabajo, puedes echarle 2, 4, 6, 8 horas al día... y puede llegar a ser adictivo en ciertas edades en las que los likes o número de seguidores pueden traducirse en popularidad ante un grupo", subraya Dols.

Gané 60 seguidores en una semana dando me gustas a las personas que usaban el hashtag #likeforlike

Una mezcla de ocio, adicción y trabajo

El like for like no funciona por sí solo si no inviertes más tiempo a tu perfil, no solo a repartir 'me gustas' esperando a que vuelvan como un boomerang, sino subiendo contenido nuevo e interactuando con otros usuarios a los que interese lo que aportas. Sin embargo, Dols me comenta que esta técnica se ha visto superada por otras más sofisticadas y, sobre todo, discretas. "Algo muy importante que es tendencia ahora son los 'grupos de engagement' ", revela. Básicamente son grupos de influencers en mensajes privados que se retroalimentan entre ellos: se siguen mútuamente y se avisan de cuando cuelgan contenido para darse likes entre ellos.

Al hacer esto, los seguidores de uno verán que esa cuenta a la que siguen le habrá gustado el contenido de otra (que está en el grupo de engagement) y es muy probable que se interesen por ese nuevo influencer. "Con ello luchan contra el algoritmo de Instagram (que limita la cantidad de gente que puede ver tus fotos en la pestaña de búsqueda), consiguiendo mucho alcance desde el principio y haciendo que la publicación tenga mejores resultados. Esta es una práctica que usan tanto influencers de renombre como microinfluencers. Todo les vale por un like y un comment"explica el experto.

Tal vez yo no sepa a donde ir, pero si pudiera una mañana abrir los ojos y ver los tuyos sabria donde quedarme A ❤ #live #life #love #like #photography #photo #instagram #instalike #pepina #sesionaka #chiquipaf

A post shared by . Adry Guerao (@adryguerao) on

Una semana después de mi experimento, no me he hecho famosa pero sí he ganado casi 60 seguidores y un puñado de me gustas con el componente de falsa autoestima que representa. Cada like y seguidor nuevo me hacían sentir el centro de la atención de una persona nueva, algo que los expertos ya consideran 'peligroso' para los jóvenes que todavía están desarrollando su personalidad. Ahora, aunque no uso el #likeforlike, he empezado a preocuparme más por la composición de mis fotos para 'fidelizar' a mis nuevos, aunque pocos, seguidores. Dejo que las cosas sigan su curso y, si tengo que hacerme famosa, que no sea por dejarme los dedos repartiendo 'me gusta'.