Paraísos Fiscales: ¿Qué Son Y Cómo Nos Afectan?

Todos hemos oído hablar de los paraísos fiscales, y más en esta época en la que se suceden los casos de corrupción uno tras otro. Suiza, Andorra, Chipre, Islas Caimán y un sinfín de países que parecen colocarse al margen de la ley y que permiten que las grandes fortunas estén exentas de pagar impuestos o que, según la ONG Intermon Oxfam, una tercera parte del PIB mundial se mantenga oculto.

¿Qué es un paraíso fiscal?

Se trata de un territorio que, con el fin de atraer capital extranjero, posee un sistema tributario que beneficia y favorece a personas o sociedades no residentes. Es decir, los inversores extranjeros que tienen cuentas bancarias o sociedades en su territorio no tienen la obligación de pagar impuestos, no siendo así los ciudadanos y empresas del propio país.

Pero no solo atraen a sus futuros clientes por medio de beneficios económicos, sino que cuentan con normas específicas de secreto bancario que garantizan la opacidad de las transacciones, con la ausencia absoluta de registros y formalidades, lo que permite el blanqueo de dinero.


¿Cuántos paraísos fiscales hay y dónde están?

Dar un número exacto es bastante complicado ya que, a pesar de las características anteriormente mencionadas, la línea divisoria entre ser o no ser un paraíso fiscal es a menudo muy difusa y su catalogación suele responder a intereses políticos y económicos. De hecho, mientras que para la OCDE los paraísos fiscales ya no existen, en España se considera que existen 36 y, sin embargo, otros organismos aseguran que son 73 los paraísos fiscales repartidos por todo el mundo. Suiza, Andorra y Chipre son algunos de los ejemplos que más cerca tenemos.


Consecuencias de los paraísos fiscales

La existencia de paraísos fiscales que han atraído, especialmente durante las últimas décadas, a un número creciente de inversores extranjeros provoca un desajuste en el resto de los países, ya que ven mermada su recaudación de impuestos. Como siempre, son los más desfavorecidos los más vulnerables ante estas situaciones ya que, gracias a la existencia de los paraísos fiscales, las élites adineradas pueden eludir pagar impuestos que podrían utilizarse para fines sociales y para el crecimiento y desarrollo económico.

Sin ir más lejos, en España, según el Observatorio de Responsabilidad Corporativa, el 86% de las 35 compañías españolas que cotizan en el Ibex, las que se identifican con la Marca España, tienen algún tipo de filial en paraísos fiscales. Además, el secreto bancario facilita el blanqueo de beneficios generados por delitos como el tráfico de drogas, la venta de armas, el tráfico de personas y el terrorismo.

Crédito imagen: Bruckerrlb (Flirk)