Así fueron los Oscar más inclusivos de la historia

A lo largo de los años, hemos visto como el cine ha estado casi siempre hecho por y para hombres blancos y heterosexuales. Muy lejos de reflejar la diversidad del mundo, son demasiadas las ocasiones en las que lo han retratado únicamente desde su punto de vista. Pero la 90º edición de los Oscar demostró este domingo que las cosas podrían estar empezando a cambiar. Fue la gala más inclusiva de la historia al dar espacio a todos los que el séptimo arte ha dejado de lado a lo largo de los años: las mujeres, la comunidad LGTBI, los negros y los latinos. Sí, sabemos que se lo debían, y por eso la velada fue tan especial.

Para empezar, Frances McDormand se convirtió este año en uno de los rostros del feminismo al protagonizar Tres anuncios en las afueras, la película que relata la incansable lucha de una madre para que se investigue la violación y el asesinato de su hija. Y, cuando ayer se llevó la estatuilla a la mejor actriz, dio una muestra de sororidad pidiendo a "todas las nominadas" que se levantaran para compartir el premio con ella.

Después, recordó a los hombres de la industria que las mujeres deben ser tratadas con la misma profesionalidad que ellos: "pido a los productores que no hablen con nosotras de nuestros proyectos en las fiestas de esta noche. Invitadnos a los despachos, y allí os los contaremos".  Una reivindicación muy similar a la que hizo al pisar la alfombra roja Rachel Morrison, la primera directora de fotografía de la historia en estar nominada. "Va a empezar a ser difícil tener excusas para no contratar a mujeres", dijo para denunciar que a lo largo de la historia se ha apartado a las mujeres deliberadamente.

Si este domingo las mujeres reclamaron más libertad que nunca en los Oscar, en parte se debe al movimiento #MeToo, que se desató en 2017 después de que decenas de mujeres denunciaran los abusos sexuales cometidos por el exproductor todopoderoso, Harvey Weinstein. Este domingo, tres de ellas, Ashley Judd, Salma Hayek y Annabella Sciorra, recordaron en la gala los avances insólitos que han hecho las mujeres en los últimos meses: "se va abriendo un nuevo camino, los cambios están impulsados por nuevas voces, un coro que recita Time’s Up".

A cada año que pasa el colectivo LGTBI tiene más visibilidad en la gran pantalla y este domingo tuvo lugar un hito histórico a favor de la comunidad: una artista transexual presentó por primera vez una nominación a los Oscar. Se trata de la actriz chilena, Daniela Vega, que presentó a Sufjan Stevens, el cantante que colaboró en la banda sonora de Call me by your name. Una película que retrata el amor entre dos hombres con una honestidad y naturalidad brutal. Algo que también ocurre en la película que protagonizó la misma Daniela, Una mujer fantástica, que narra la experiencia de una transexual con una naturalidad vista en muy pocas ocasiones y que se llevó el Oscar a la mejor película extranjera.

Resultado de imagen de daniela vega oscar 2018

Ningún hombre blanco se llevó la estatuilla a la mejor dirección, sino que lo hizo el cineasta mexicano, Guillermo del Toro, gracias a la película La forma del agua. Un instante de gloria para él y para su país natal que aprovechó para recordar que nadie es mejor o peor por haber nacido en un país u otro: "Soy un inmigrante, como Alfonso Cuarón, como Alejandro González Iñárritu, como mis compadres y como muchos de vosotros. Lo mejor de nuestro arte es que borra las líneas en la arena. Hay que seguir haciendo eso cuando el mundo nos dice que las hagamos más profundas".

También hubo tiempo para recordar a los dreamers, los más de 800.000 inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo menores y a los que Donald Trump quiso deportar del país meses atrás. "Somos dreamers. Nos criamos soñando con que algún día trabajaríamos en las películas. Los sueños son el fundamento de América", dijeron Lupita Nyong'o, estadounidense de origen mexicano, y Kumail Nanjiani, pakistaní criado en Iowa, para enfatizar que los sueños están al alcance de cualquiera, lo importante es luchar con persistencia. "A todos los soñadores ahí fuera, estamos con vosotros", añadieron.

Resultado de imagen de guillermo del toro se lleva el oscar a la mejor dirección

A pesar de la batería de gestos insólitos que conformaron la 90º edición de los Oscar, es innegable que aún queda mucho camino por recorrer. Una prueba de ello es que Greta Gerwing, la directora de Lady Bird, fue la única cineasta nominada a mejor dirección. Algo que Emma Stone se atrevió a denunciar cuando anunció el premio a la mejor dirección: "Estos cuatro hombres y Greta Gerwig han creado las joyas de este año". Esperemos que el año que viene ni Emma ni ninguna otra actriz se vean obligadas a denunciar la falta de igualdad, esperemos que para entonces sea una realidad.