Ojalá Nos Convencieran De Lo Necesario Que Es Caerse Y Fracasar En La Vida

Solemos ver a ese amigo que fracasa como una persona con mala suerte o poco talento, como si fuera una desgracia. Nos gustaría proteger a la gente que queremos de que cometan un error, pero olvidamos que en realidad les hacemos un flaco favor, porque seguramente fracasar sea su puerta de entrada al éxito. Es una suerte tener dificultades al principio, y así lo consideran muchos inversores que solamente apuestan por emprendedores que han fracasado una o dos veces, porque se calcula que es más probable que hayan aprendido unas cuantas lecciones esenciales que solo conocen los que fracasan.

Éxito y fracaso se dan la mano porque son dos caras de la misma moneda. Solo el que se abre al fracaso puede triunfar, y los éxitos van acompañados de dificultades, dudas y errores. Lo más curioso es que la Historia ha demostrado muchas veces que lo que parecía un problema era una oportunidad; y solo el que estuvo ahí, abierto, para verlo desde esa perspectiva, pudo aprovechar la ocasión.

Método LEAN Startup

Este método, que se ha ido poniendo de moda en entornos de emprendedores, se basa precisamente en la importancia tan decisiva del fracaso para poder triunfar. Fue desarrollado por Eric Ries y considera que el fracaso en la vida profesional es absolutamente inevitable, y por tanto lo que vale la pena es hacerlo cuanto antes. Es la base de la innovación, ya que en los entornos en los que todo está controlado y no hay riesgo es muy difícil que surja nada nuevo y creativo.

Hay muchísimos ejemplos de fracasos como antesalas del éxito, en conocidas compañías y también entre grandes emprendedores, artistas e inventores, como Steve Jobs, Richard Branson o el caso de J K Rowling, la autora de Harry Potter, que empezó siendo muy pobre y ahora es una de las mujeres más afortunadas del mundo.

No tengas miedo a fracasar, sino a no aprender

Si estamos creando una startup, es lógico que nos preocupe que el proyecto salga mal, que no consigamos vivir del negocio o incluso que perdamos lo que hemos invertido. También nos puede dar miedo que nos digan que somos unos perdedores si se tuercen las cosas o no cumplimos las expectativas, porque la sociedad ejerce mucha presión sobre nosotros continuamente. Sin embargo, las personas de éxito, los grandes genios, no han sucumbido a esos miedos, y por eso han triunfado, porque se han atrevido a fracasar.

Crédito de la Imagen: Darren Ankenman