Multan a la agencia que hizo tiritar de frío a las azafatas del torneo de tenis Conde de Godó

La Inspección de Trabajo de la Generalitat ha multado a varios organizadores del torneo de tenis Conde de Godó 2017 de Barcelona por obligar a las ocho azafatas que trabajaban en la pista a vestir con minifalda y manga corta con temperaturas inferiores a los 10 grados. En mayo del año pasado estas jóvenes fueron noticia porque aseguraron haber sufrido fiebre y migrañas y denunciaron que las condiciones del evento eran sexistas. Ahora se les ha dado la razón y tanto la agencia de azafatas tote Vignau como la marca de bebidas Schweppes, que aparecía en los uniformes, han sido multadas con 25.000 euros por sexismo y falta de protección de la salud de las trabajadoras.

Fue el sindicato UGT-Cataluña quien llevó la queja de las azafatas ante la Inspección de Trabajo de la Generalitat. Estas denunciaron públicamente el año pasado la situación en la que se encontraban, teniendo que trabajar con ropa escasa y al aire libre cuando las temperaturas no superaban los 10 grados. "Era trabajar en unas condiciones en las que te castañeteaban los dientes, contra tu salud y contra tu dignidad directamente", declaró una de ellas el año pasado. Según contaron las jóvenes, cuando se quejaron y pidieron ponerse medias o chaquetas, las empresas se negaron (entre otros motivos, argumentaron que de hacerlo taparían la marca de sus camisetas y que estaban "más monas") y les ofrecieron ponerse chaqueta solo en los descansos.

Ahora, la Inspección ha iniciado un acta de infracción muy grave contra la agencia Tote Vignau y Schweppes por "asedio discriminatorio por razón de sexo en el trabajo" y por "la falta de prevención de riesgos laborales", según ha informado UGT en un comunicado. Este tipo de faltas pueden acarrear multas de entre 10.000 y 187.000 euros, a pesar de que de momento solo se ha propuesto una sanción de 25.000 a cada empresa, que todavía pueden presentar alegaciones al respecto. Será el departamento de Trabajo de la Generalitat quien decidirá finalmente si se aplica o no.

El sindicato ha considerado esta decisión como un triunfo contra la cosificación y sexualización del cuerpo femenino en este tipo de eventos y asegurado que continuará denunciando "todas las conductas contrarias a la igualdad de género ya las discriminaciones sexistas en el trabajo". Un pequeño paso de un largo camino.