Muchas mujeres están usando este método para prevenir y planear un embarazo

Parece que vamos aprendiendo la lección y cada vez son menos las personas que ignoran la importancia de practicar sexo de forma segura. No solo para evitar las ETS, sino también los embarazos no deseados. Para esto último, los métodos anticonceptivos tradicionales son ya archiconocidos, pero eso no evita que sigan siendo muchas las mujeres que sufren sus efectos secundarios. En especial, por parte de los métodos hormonales: depresión, disminución del apetito sexual y otros problemas que instan a los científicos a seguir buscando alternativas. Una solución que podría llegar, al fin, de la mano de las aplicaciones móviles. Haleluya.

Todas conocemos un buen número de aplicaciones para controlar nuestro ciclos menstruales, pero esta, en el mercado desde 2014, podría ser la definitiva. Se trata de Natural Cycles, una app fundada por Elina Berglund Scherwitzl, científica sueca y doctorada en física de partículas que participó en el descubrimiento del famoso bosón de Higgs, en el CERN. ¿A que te suena?

Cómo funciona

La idea sobre la que se gira el funcionamiento de esta aplicación es que sólo puedes quedarte embarazada durante seis días en cada ciclo menstrual,  por lo que resulta clave conocer cuáles son esos días para definir con exactitud el momento en el que estás ovulando. Es muy sencillo: Sólo tienes que medirte la temperatura cada mañana, antes de salir de la cama, e introducirla en la aplicación. Esta, a través de un algoritmo, te dice en qué momento de tu ciclo menstrual estás y si ese día podría haber sorpresa (o no).

El problema es que el cuerpo de cada mujer es un mundo, así que no podemos establecer un calendario totalmente estandarizado. Y aquí es donde entra la parte novedosa que ofrece Natural Cycle: la combinación de la temperatura y los cálculos matemáticos.

Como explica la web de la aplicación, a partir del día en que empezamos a ovular, la temperatura de nuestro cuerpo aumenta entre 0,2 - 0,45 °C, lo cual marca el final de la llamada 'ventana fértil'. Dos días antes de la ovulación se produce un aumento repentino de hormonas luteinizantes (LH por sus siglas en inglés), indicando los días más fértiles del ciclo. Así que, si realizas un seguimiento diario de tu temperatura corporal, sabrás cuándo tiene lugar la este periodo, independientemente de la regularidad de tus ciclos. ¿La razón? La temperatura es un medidor indirecto de las hormonas de nuestro cuerpo.

Efectividad

Según describen en un estudio realizado por la misma Elina Berglund en colaboración con otros científicos de la talla de Kristina Gemzell Danielsson -uno de los principales referentes de salud reproductiva, anticoncepción y aborto en Europa-, el algoritmo tiene una probabilidad de fallo del 0,05%. El problema es que también entra en juego el buen uso que haga cada usuaria de esta aplicación, la regularidad con la que se mida la temperatura, el respeto que le tenga a sus días fértiles, y otros factores relacionados.

Por tanto, según este estudio, la probabilidad de quedarte embarazada utilizando esta aplicación durante un año es del 7,5%. O, mirando el vaso medio lleno, tiene una eficacia del 92,5%. La de las pastillas anticonceptivas suele acercarse al 97%, pero tiene todos los efectos secundarios ya mencionados.

¿Es para mí?

Desde Natural Cycle puntualizan que esta aplicación es ideal para una mujer que esté en una relación estable y que quiera quedarse embarazada en algún momento. Sin embargo, que antes de intentarlo prefiera estar un tiempo sin tratamientos hormonales. No es para ti si eres de las que están completamente seguras de que no quieres niños. 

Así que la elección es una cuestión totalmente personal. Como dicen desde Natural Cycle, tienen que seguir investigando sobre el tema y afianzando la seguridad de esta aplicación. Eso quiere decir que es probable que, en un futuro, se pueda lograr igualar -o hasta superar- la efectividad de los métodos anticonceptivos hormonales. Una posibilidad que, de momento, aún estaría lejos de materializarse.

Crédito de la imagen: Sara Lorusso