Muere a los 83 años el famoso y retorcido asesino en serie Charles Manson

A sus 83 años, el asesino en serie Charles Manson falleció este domingo 20 de noviembre en el hospital de Bakersfield (California, Estados Unidos) en el que estaba ingresado desde hacía una semana por una hemorragia intestinal. Con él se ha ido uno de los episodios más siniestros de la historia de Hollywood, uno que habla de muertes por venganza, paredes pintadas con sangre, rituales satánicos y canciones de los Beatles.

Una historia de horror que supera la ficción y por la que Manson estaba cumpliendo cadena perpetua desde 1972. Sin embargo, y lo más paradójico, es que a pesar de haber sido acusado de planificar y ordenar los siete asesinatos, entre los que se encontraba la actriz Sharon Tate embarazada de ocho meses del director Roman Polanski, el propio Manson no participó activamente en ninguno de ellos sino que se valió únicamente del control mental que ejercía sobre los miembros de su grupo sectario.

Ha sido la propia hermana de Tate quien ha hecho saber a NBC News que Manson había fallecido, tras recibir una llamada desde la prisión donde permanecía encerrado desde hace más de 45 años. En 1971, tras un juicio que duró más de un año, él y cuatro de sus seguidores fueron condenados a pena de muerte en la cámara de gas. Sin embargo, un año después fueron condenados a nueve cadenas perpetuas debido a la disolución de la pena capital en el Estado.

De acuerdo con algunos investigadores, los crímenes podrían considerarse como una retorcida venganza, ya que la casa donde se cometieron los asesinatos había pertenecido a un productor que rechazó un disco obra de Manson. Fue en agosto de 1969 cuando Manson y sus seguidores asaltaron una mansión de Los Ángeles para apuñalar y tirotear a siete personas en dos noches, la mayoría relacionadas con el mundo del cine. Después utilizaron la sangre de sus víctimas para pintar mensajes en las paredes.

Según contó en una ocasión Leslie Van Houten, la miembro más joven del grupo, Manson utilizaba su poder de persuasión para mandarles cometer dichos crímenes mientras él permanecía al margen lejos del lugar de los hechos. Van Houten, que sigue cumpliendo cadena perpetua, relató cómo Manson les había “lavado el cerebro” con orgías, LSD, lecturas de la Biblia y el álbum de los  BeatlesWhite Album. El objetivo de Manson era comenzar una guerra racial que él llamó ‘Helter Skelter’, en honor a una canción de ese disco.

Durante sus años de condena, Manson se grabó en el entrecejo una esvástica, acumuló multitud de sanciones por mal comportamiento y se negó a asistir a sus vistas para la libertad condicional. Manson se convirtió para siempre en un símbolo de la perversión y el mal del que se han hecho documentales, canciones y películas. La última, la dirigida por Quentin Tarantino, quien anunció el julio pasado que su próxima obra giraría en torno a los asesinatos que conmocionaron a Estados Unidos.