Un Motivo Vital Por El Que Las Empresas Deberían Contratar A Más Gente Enamorada

Que el amor mueve el mundo no es ninguna novedad. Pero lo que quizás no sabías es que también te puede hacer más rico, o por lo menos más productivo en el trabajo. La principal razón la da un estudio de la Universidad de Amsterdam que demuestra que estar enamorado potencia la creatividad. Es decir, el amor favorece el procesamiento global de la información que se realiza en el hemisferio derecho del cerebro. Y toda esa fuente de inspiración se traduce en más productividad en el trabajo.

Esa conexión con nuestro hemisferio derecho es muy poderosa a la hora de despertar nuestro lado más creativo. Nos permite interpretar señales, signos y metáforas. Y, también, nos da la capacidad de soñar y de comprender el significado oculto de las cosas. Vamos, que este hemisferio es el más artístico, original y rebelde de los dos.

Pero no es el único informe que se ha hecho sobre este tema. John Gallacher, académico de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, hizo un estudio en 2015  y descubrió que las personas que están enamoradas tienen mejor actitud hacia la vida y por tanto son más productivas y optimistas. En cambio, las que no tienen ninguna relación tienen más estrés.

Según Anna Gili, psicóloga de la Escuela Nacional de Medicina, cuando una persona está enamorada reduce el estrés debido a una hormona llamada norepinefrina. También es conocida como la hormona de la atención y es la que se encarga de ponernos de buen humor cuando estamos enamorados.

Y aún hay más: el amor romántico también desarrolla la perspectiva a largo plazo (a diferencia del sexo puro y duro que lo que potencia es el aquí y el ahora). De esta forma, podemos ser más planificadores y organizar mejor los tiempos para ser más eficaces. 

Este pensamiento largoplacista nos permite generar nuevas ideas. Por eso el amor es tan inspirador. Y gracias a él se han podido hacer grandes obras como el Taj Mahal o canciones que se han convertido en auténticos himnos como "Love of my life" de Queen.

Y, por último el amor también nos ayuda a expresarnos con más sinceridad. Y mejora la comunicación interpersonal. Otro valor añadido en el trabajo. Por eso cuando estamos enamorados no tenemos ningún reparo a la hora de expresar nuestros sentimientos. Ese buen flow que desprendemos y que tanto nos hace brillar  contribuirá a que seamos más convincentes, sobre todo cuando se trate de un trabajo comercial o de comunicación.

Vamos, que con todos estos argumentos encima de la mesa, no nos extrañaría que las empresas incorporasen un filtro más a la hora de hacer la selección de personal: "¿Estado emocional?" "Enamorado". Así que ya sabes, para trabajar más y mejor, ¡que fluya el amor!