El motivo por el que tus rituales diarios preparan tu cerebro para el éxito

Todos tenemos rituales cotidianos con los que nos sentimos mejor antes de realizar alguna tarea que requiere cierta concentración o esfuerzo. Hay quien coloca los bolis de manera determinada antes de un examen, otros escuchan siempre la misma canción antes de una entrevista importante, y a escala superior, los atletas de élite realizan sencillos rituales como besar el suelo antes de salir al campo o tener a mano siempre las mismas marcas de bebida. Los rituales forman parte de tu rutina sin que seas consciente.

Tiendes a realizar los mismos movimientos en el mismo orden ya sea por inercia o porque, sin darte cuenta, te ayudan a mejorar tu capacidad de esfuerzo. Al menos eso es lo que parecen indicar algunos estudios científicos que se han propuesto desentrañar el origen de tus rituales diarios (por extraños, ridículos o frikis que le puedan parecer al resto).

El experimento con los rituales

Un grupo de científicos de la Universidad de Toronto ha demostrado que realizar una serie de acciones cotidianas, repetidas, ordenadas y enfocadas a conseguir un objetivo, ayudan al cerebro a manejar emociones como la ansiedad o el sentimiento de fracaso ante un resultado negativo. Las personas que participaron en el experimento demostraron que ante un fracaso (perdían dinero en una prueba que se les ponía), la señal neuronal vinculada con la ansiedad mostraba resultados más sosegados después de haber completado una serie de acciones ‘ritualizadas’. La conclusión del estudio fue que los rituales mitigan la reacción del cerebro vinculada con las emociones negativas atadas a una experiencia que no termina de manera positiva.

rituales código nuevo

Rituales sí, pero con flexibilidad

Dafne Cataluña, fundadora del Instituto Europeo de Psicología Positiva afirma que el poder de una rutina para la consecución de las metas cotidianas, es real. "La clave para no confundir nuestros particulares rituales con la superstición está en la emoción que vaya vinculada a este gesto que repetimos", apunta la psicóloga. Con los rituales positivos nos invade un sentimiento de logro, como cuando para dormir decides ponerte una música en concreto y tomarte una infusión, siempre a la misma hora, porque te genera calma y te ayuda a dormir mejor. En cambio, si tu ritual es realizar siempre un determinado camino por la ausencia de obstáculos en el recorrido y un día los encuentras en tu camino y no sabes cómo continuar, esa acción no es enriquecedora, se convierte en superstición porque te limita.

Es por ello que la especialista subraya que "cualquier hábito que asumamos de manera cotidiana deber ser flexible". La flexibilidad es una capacidad que debemos asumir en nuestra vida diaria para esquivar obstáculos sin sufrir frustración. Pocas cosas permanecen estáticas en la vida, y la capacidad de adaptación y de modificación de los hábitos es imprescindible.

camino felicidad codigo nuevo

Rituales más comunes para potenciar el éxito

Cada persona tiene sus propios rituales y son más efectivos cuanto más personales sean, porque los integras a tu vida de manera mucho más natural. Aún así, empresarios de éxito como Tim Ferriss o deportistas de élite (Messi ha dedicado cada uno de sus 580 goles de su carrera a su difunta abuela y Neymar jamás ha entrado en un terreno de juego sin con el pie izquierdo, por ejemplo) suelen coincidir en una serie de siete acciones que comparten con personas exitosas de distintos ámbitos.

  1. Meditar o practicar la relajación por la mañana o por la noche.
  2. Escuchar tu canción preferida al despertar.
  3. Escribir cada día cuáles son tus metas a lograr y pretender que cada acción te acerque un poco más a ellas. Algunas personas también escriben un agradecimiento diario que les ayuda a poner el foco en algo positivo que refuerza el ánimo frente la adversidad.
  4. Escribir y leer en voz alta afirmaciones con las que te jaleas a ti mismo para conseguir lo que deseas.
  5. Practicar deporte, y si suele ser a la misma hora cada día, mejor.
  6. Intentar usar siempre el mismo orden de acciones al despertar: desayuno, ducha, vestirse, por ejemplo.
  7. Tener siempre un momento del día para desconectar la mente del trabajo. Una canción, un capítulo corto de cualquier serie, una lectura, mirar por la ventana. Cinco minutos, mínimo, que permanezcan ajenos a la tarea que llena tus horas.

Por tanto, los ejercicios y actividades que invitan a la mente a vaciarse o poner en orden sus pensamientos, generan calma y un ritmo beneficioso para resto de tareas diarias. Si a eso le sumas una vida saludable, contarás con las herramientas clave para enfrentar los cambios menos apetecibles.

Como ves el ritual y las acciones supersticiosas a veces caminan muy juntas, en cualquier caso, el orden dentro de las rutinas diarias potencia el orden de tu vida desde las tareas más básicas. El cerebro se sosiega reconociendo actitudes y actividades familiares y te ayuda a afrontar la rutina y sus excepciones con una confianza extra. Inventa tu orden, tus ritos, y empieza a trabajar en tu propio éxito desde el primer café del día para que, si llega el fracaso, al menos te encuentre calmado. Y con calma, llega el éxito.