La misteriosa historia del gallego que encontró una foto suya en un paquete de tabaco

Dicen que todo el mundo quiere ser popular una vez en la vida por algún motivo, que los fotógrafos te persigan y practicar tu mejor pose a lo Pataky. Aunque, a veces, ese momento de gloria sea de lo más efímero o bastante desagradable. Esto último es lo que le pasó a un vecino de Boiro, en A Coruña, quien recibió una terrible sorpresa el pasado verano. El gallego, de 54 años, fumador habitual, dio la vuelta a su paquete de tabaco y se encontró con el pastel: su rostro estaba impreso en primer plano, pero ni la foto era nada agradable, ni le habían sacado su mejor lado.

Según afirma él mismo para La Voz de Galicia, la foto tiene tres años y se la realizaron cuando estaba tumbado en una cama del Hospital Clínico de Santiago. Cuando le iban a operar, ya sedado e intubado, alguien le hizo una fotografía sin permiso. Vamos, la típica que te hacen al final de la noche en una discoteca o con el sol de cara y luego sale en todas las redes, pero muchísimo peor y sin que nadie te pregunte cuál es tu lado bueno. La noticia recogía el testimonio de este vecino coruñés que denunció los hechos en el cuartel de la Guardia Civil de Boiro el 11 de julio. Este era el primer paso del proceso, ya que el caso debe terminar convirtiéndose en una demanda ante la Comisión Europea (CE), el organismo encargado de determinar las imágenes que terminan saliendo en los paquetes de tabaco. 

Como relata este ciudadano gallego, que no busca indemnización alguna, además de preguntarse quién fue la persona que hizo la fotografía y cómo llegó hasta las cajetillas de tabaco, también se mostró anonadado por el mensaje: “Ahí pone que ‘fumar provoca embolias e invalidez’, y yo estoy en esa foto no por las consecuencias de fumar, sino por problemas de espalda”. De confirmarse los hechos, además de esta última falacia, estaríamos ante una clara ilegalidad, ya que estas imágenes jamás pueden aparecer en un paquete de tabaco sin el consentimiento del implicado. Sin embargo la historia no termina aquí, coged sitio y preparad el bol de palomitas.Image result for pop corn gif

Tras presentar la denuncia el pasado mes de julio ante la Guardia Civil, ésta le llegó al Servicio Galego de Saúde (Sergas), quien debía aclarar si la fotografía se tomó en alguno de sus hospitales. Hecha la investigación, el Sergas ha afirmado la imagen no se había hecho en el Hospital Clínico de Santiago, porque el material de los tubos es diferente al de sus centros hospitalarios. Entonces, ¿tenemos dos versiones? Por lo pronto podía parecer que este organismo se lava las manos, pero el asunto tiene más giros de guión que una telenovela de sobremesa y más intriga que el misterioso asesinato de Laura Palmer en Twin Peaks.

Según publicó Los Replicantes, el 29 de junio, días antes que el vecino de Boiro, un ciudadano belga puso una denuncia contra la CE donde afirmaba que su padre era quien salía en ese mismo paquete de tabaco. ¿El gallego tenía un gemelo belga? Sin duda, un caso extraño y de duplicidades, pero el español era conocedor de esta demanda cuando presentó la suya y, además, no pide una compensación económica. Así que podría decirse que quedan descartadas dobles intenciones.

Image result for wtf gif

De hecho según recoge el mismo medio, al final se trata de una lucha contra le CE y que debe resolverse cuanto antes: "Lo primero es lograr que se retire mi cara de estos paquetes de tabaco. Y si logramos confirmar que soy yo, será el momento de pedir responsabilidades a las personas que deciden qué imágenes se colocan en los paquetes de tabaco y, de paso, que expliquen de dónde las sacan. Pero nadie puede negarme que el hombre intubado que aparece en algunos paquetes de tabaco soy yo”. Muchos frentes abiertos, cabos sueltos y un fin evidente, esclarecer los hechos. No obstante, ¿quién no nos está contando la verdad?