Miss Reino Unido renuncia a su título después de que le pidieran que adelgazara

“Es horrible, me han hecho sentirme una basura”. Así habla la Miss Reino Unido 2017, Zoiey Smale, de la experiencia por la que acaba de pasar al prepararse para competir en el certamen internacional Miss Continentes Unidos. La organización le dijo, asegura la joven de 28 años, que debía adelgazar antes de la final si quería participar, a pesar de tener una talla 10 (38 en España). Un gesto que enfureció a Smale y que hizo que tomara la decisión de no participar y, por consiguiente, devolver su corona inglesa.

“No estoy gorda en absoluto, estoy en la media. ¿Cómo me piden que pierda todo el peso posible para la competición?", dijo la modelo al medio Daily Mail. Y aunque la final, que se celebra en Ecuador, no es hasta septiembre, fue en julio cuando la dirección del concurso le comunicó su 'petición' y Smale se tomó un tiempo para pensar la magnitud de lo que le pedían. “No creo que deban decir eso, es horrible. Esa delgadez no es un buen modelo a seguir. Están dañando a las jóvenes diciéndoles que son gordas. Hace diez años me habría tomado esto en serio. He devuelto mi título porque no voy a apoyar una competición que haga esto a la gente”, ha asegurado.

Con su gesto, Smale ha puesto otra piedra para concienciar sobre los cánones de estética abusivos, entre los que se incluye la delgadez extrema, que imponen estos concursos de belleza, la industria de la moda y la publicidad. “Miss Mundo o Miss Galaxy son competiciones diferentes. Aquí quieren promover dinero, son hombres de negocio los que lo patrocinan y solo quieren ver a chicas semidesnudas”, ha criticado.