México se convertirá en el mayor mercado de marihuana legal del mundo

El Senado deberá ratificar el 30 de abril una votación histórica que podría cambiar las reglas del narcotráfico

El próximo 30 de abril, México podría convertirse en el mayor mercado de marihuana legal del mundo. La semana pasada, el Congreso votó de largo a favor de legalizar la marihuana recreacional, lo que significa permitir a alrededor de 100 millones de personas llevar hasta 28 gramos de hierba sin tener que justificar para qué son. En definitiva, producir, vender y comprar marihuana a escala individual sería más fácil para todos y dejaría al narcotráfico mucho menos terreno. La nueva Ley Federal para la Regulación del Cannabis pondría a México a la altura de los Países Bajos o Uruguay. Ahora solo falta que el Senado la ratifique.

La agencia EFE recoge en siete puntos los avances de la nueva ley. Primero, simple y llanament, queda permitido fumar marihuana para los mayores de edad. Está prohibo hacerlo frente a menores, en escuelas, en lugares de trabajo y en los espacios donde está prohibido fumar en general. Segundo, el límite de posesión será de 28 gramos, alrededor de 28 porros. Poseer hasta 200 gramos conlleva multa, de unos 500 euros. Más de 200 gramos supone pena de cárcel. Tercero, se permite el cultivo en casa de hasta seis plantas (ocho si convive más de un consumidor). Los permisos tendrán un año de vigencia.

Cuarto, se regularizan las asociaciones de consumidores de cannabis, con un máximo de 20 socios y 50 plantas. Nadie con antecedentes por narcotráfico puede pertenecer a una de estas asociaciones. Quinto, el Estado pondrá a disposición licencias para comercios de marihuana, pero con restricciones: no se pueden vender productos derivados del cannabis que acentuen su efecto natural, no podrán promover el consumo y tampoco podrán vender por internet, teléfono o dispensadores automáticos. Sexto, también se regulariza el cáñamo industrial. Y séptimo, la Comisión Nancional Contra las Adicciones será el órgano reculador de toda esta nueva situación.

México es uno de los principales productores de cannabis ilegal, según los datos de Naciones Unidas y, aunque gran parte se destina a la exportación, muchos expertos coinciden en que la legalización del mercado interno ayuda a arrinconar a los productores del narcotráfico. Los economistas todavía se debaten sobre si la legalización dará paso un auge de los negocios relacionados con el cannabis, como pasa en algunos estados de Estados Unidos, pero con lo que sí están de acuerdo es que es un avance simbólico muy importante en un país donde cada año mueren miles de personas por el narcotráfico. El mismo expresidente Vicente Fox aseguró que “la legalización de la marihuana es el primer paso hacia la legalización de todas las sustancias prohibidas". Esto, en un país como México tendría consecuencias mucho más allá de la libertad individual de consumir marihuana porque supondría el inicio de la destrucción de la industria millonaria de tráfico de drogas.

Entre 2015 y 2020, con la legalización paulatina de la marihuana en un número creciente de estados estadounidenses (el mayor comprador de drogas de México) las incautaciones de cannabis en la frontera han caído un 83%, según explica Foreign Policy. Esto no significa que la legalización, por sí misma, permitirá el desmantelamiento de los carteles que siempre encuentran negocios alternativos para seguir lucrándose. Pero es un paso y un paso importante que podrían seguir otros países latinoamericanos como Colombia, que ya ha legalizado la marihuana medicinal. Lo más importante es que los países asuman con políticas públicas el consumo de drogas y dejar al narcotráfico sin negocio a costa de las vidas de la gente de los países productores.