Logan Paul regresa a Youtube tras la polémica por su vídeo con un cadáver

En los últimos tiempos, el crecimiento de Youtube ha llevado a los creadores de contenido de la plataforma a tomar conciencia del alcance y la responsabilidad social que tienen con sus vídeos. Aunque algunos, por desgracia, lo hayan hecho por las malas, como el famoso youtuber estadounidense Logan Paul, que tras adentrarse en el bosque de los suicidios japonés y grabar el cadáver de un hombre, fue duramente criticado en las redes sociales por convertir en espectáculo y en comedia una tragedia tan seria como el suicidio. Ahora, y tras casi un mes de inactividad y, al parecer, de reflexión, el vlogger y actor norteamericano vuelve a Youtube.

Y lo ha hecho, todo hay que decirlo, de la mejor manera posible: aprovechando la desagradable atención mediática que ha generado a su alrededor a causa de aquel abochornante vídeo para aportar su granito de arena a la causa contra el suicidio. Y es que Paul, que ha reconocido sentirse arrepentido y ser consciente de haber decepcionado a muchísima gente, ha regresado a Youtube con un vídeo sobre la prevención del suicidio en el que entrevista a supervivientes de intentos de suicidio y a expertos en la materia como el doctor John Draper, director de la National Suicide Prevention Lifeline, una organización sin ánimo de lucro estadounidense.

"Esto no es un problema que yo pueda solucionar, pero sí puedo ser parte de la solución", ha explicado el youtuber, que decidió dar de baja aquel desafortunado vídeo con el cadáver tras la reacción condenatoria que tuvo todo internet. Youtuber, no obstante y a raíz de este incidente, ha puesto en marcha una división de inteligencia para buscar proactivamente el contenido ofensivo antes de que se convierta en un fenómeno viral. La plataforma no quiere que algo así vuelva a ocurrir nunca y, como aviso, ha castigado a Paul cancelando su próxima película y "suspendiendo indefinidamente" otros de sus proyectos.

Paul rectifica, empujado por las críticas, las sanciones de Youtube y, esperemos, su propia reflexión. Porque sí, aquel vídeo en el bosque de los suicidios fue una abominación carente de ética y respeto hacia la víctima y su familia, pero ha sabido redimirse y trabajar para concienciar en algo tan serio como el suicidio. Si hace unas semanas le condenamos con toda la razón del mundo, también deberíamos valorar que rectificar es de sabios y que, si Paul mantiene esta línea más consciente y consecuente con los problemas sociales, todavía podría tener mucho que ofrecer a sus millones de seguidores.