Keira Knightley evita las películas ambientadas en el presente por las tramas de violación

Hay artistas que pasan de puntillas sobre cualquier tema que pueda comprometerlos lo más mínimo por temor a las consecuencias y hay artistas que aprovechan cualquier ocasión que tienen para mojarse y defender aquella causa que consideran imprescindible. En este último cajón, valiente y esencial, encontramos a la actriz Keira Knightley, que ha aprovechado una entrevista promocional en Variety sobre su nueva película Colette para criticar la representación de la mujer en las películas de hoy en día.

"No hago películas ambientadas en la actualidad porque los personajes femeninos casi siempre son violados. Siempre encuentro algo desagradable en la forma en que se retrata a las mujeres, mientras que siempre he encontrado personajes muy inspiradores en piezas históricas. Ha habido alguna mejora. De repente, me envían guiones con mujeres de la actualidad que no son violadas en las primeras cinco páginas y que no están simplemente allí para ser la novia o la esposa amorosa. Con el auge de Netflix y Amazon, estamos viendo algunos personajes femeninos fuertes", explica la actriz inglesa durante la entrevista.

Knightley no dejó pasar tampoco la oportunidad de dar un tirón de orejas a la industria mediática cuando fue preguntada por el trato de las mujeres en la prensa: "¿Por qué los periodistas no preguntan a los hombres cómo equilibran su vida hogareña y su carrera? ¿Por qué no le preguntas a los actores masculinos cómo se sienten siendo padre y yendo a rodar una película?". Y disparó también, y con razón, contra la brecha salarial que continúa abierta entre hombres y mujeres en pleno siglo XXI, explicando que "recientemente por primera vez me pagaron un poco más que a mis coprotagonistas masculinos".

Cuestionada también por los escándalos de acoso sexual que asolan la industria de Hollywood, la actriz británica confesó que "lo fascinante del movimiento #MeToo fue que estaba sentada con amigas que no estaban en la industria, y no había una de nosotros que no hubiera sido agredida en algún momento". La revelación de que todavía queda mucho por hacer contra el sexismo, fuera y dentro de la industria. Por eso necesitamos más personas como Keira Knightley, especialmente en puestos de guionistas, productoras y directoras para que, según la propia actriz, "la forma en que la sociedad ve a las mujeres a través del drama sea mucho mejor y mucho más completa".