Italia se plantea dar tres días de baja a las mujeres con reglas dolorosas

Cada vez que tienes la regla experimentas un infierno. Sufres pinchazos en el abdomen y en las piernas, te duelen los riñones, vómitas y sangras muchísimo. No es normal, pero en la oficina te miran raro cada vez que pides quedarte en casa porque sientes que no podrás soportar el día. Pero tú sabes que es cierto, que no exageras, y en Italia parece que también lo tienen bastante claro. El parlamento del país transalpino estudia implementar una baja pagada de tres días para las mujeres que sufren este transtorno llamado 'dismenorrea' y que afecta a entre el 26 y 60% de la población femenina.

Pero aunque esta propuesta de ley —formulada por cuatro legisladoras del Partido Democrático— suponga un avance en materia de igualdad y reconocimiento de esta afección (y no aislarla dentro de lo que envuelve a la menstruación y el cierto tabú que sigue suponiendo en el ambiente masculino), una parte importante del parlamento y de la sociedad italiana está en contra por diferentes motivos. "Algunas mujeres me han dicho: 'Por fin estáis pensando en las dificultades que afrontamos'", ha dicho a The Times la diputada Simonetta Rubinato.

Al parecer, Rubinato, una de las cuatro legisladoras que propuso la medida, reconoce haber recibido críticas de mujeres de su propio partido por considerar la iniciativa como un ‘arma de doble filo’ en cuanto a la igualdad. Una muestra de la división de opiniones incluso en el seno de uno de los partidos más progresistas de Italia. Y es que, tal como explica la escritora feminista Miriam Goi en la edición italiana de Vicecabe la posibilidad de que, en lugar de entenderse como una medida que rompa los tabúes sobre la menstruación, esta "refuerce los estereotipos sobre las mujeres y su condición emocional y hormonal en esos días".

Por otro lado, el argumento principal contra la propuesta es que los empresarios podrían verla como otro punto en el que apoyarse para no contratar a mujeres y agrandar, todavía más, la discriminación que existe entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. Según cuenta The Times, las italianas ganan un 20% menos que ellos y, en muchos casos, incluso se les obliga a firmar un documento en el que se comprometen a dimitir en caso de quedar embarazadas. Si se llevara adelante, Italia sería el primer país occidental en implementar una baja de este tipo, que ya es habitual en países orientales como Japón, que fue el primero en hacerlo en 1947, Taiwan, Indonesia o Corea del Sur. ¡Bravissimo!

Crédito de la imagen: Sara Lorusso