Inyectar droga con una jeringa: un tipo de sumisión química que llega a España

Los últimos casos se han producido en Pamplona durante las fiestas de San Fermín

A finales del año pasado, saltaron a la prensa británica los primeros casos de chicas que habían sido drogadas en las discotecas mediante un pinchazo. En total fueron unas 56, más otras 198 a las que les habían echado droga en la bebida. De hecho, esta última práctica es la más común dentro de la sumisión química, que básicamente consiste en drogar a otra persona en contra de su voluntad para abusar de ella. Ahora, los agresores han ido más allá y han empezado a usar agujas. Esto es conocido como ‘needle spiking’ y ya se han registrado los primeros casos en España.

Primeros casos en España

El primer caso del ‘needle spiking’ se registró en Ibiza, por suerte no hubo agresión porque estaba acompañada de sus amigxs. Al día siguiente acudió al médico y confirmó la punzada, que le había dejado un moretón en el brazo, pero como habían pasado demasiadas horas ya no se encontró ninguna sustancia. Justo esta semana se han registrado al menos ocho denuncias más de pinchazos en Pamplona durante las fiestas de San Fermín. Una vez más, en las analíticas de lxs denunciantes (entre lxs cuáles había un hombre) no se han encontrado ningún tipo de drogas. Lo que también preocupa a las autoridades locales es que estos pinchazos conlleven la transmisión de alguna otra enfermedad. De momento no se ha podido identificar la autoría de los hechos.

A pesar de que los primeros casos se originaron en el Reino Unido, también se han registrado en Bélgica y Francia. En el caso de Gran Bretaña se llegó a identificar la droga: se trataba de GHB, también conocida como la “droga del violador” y que afecta al sistema nervioso. Ante la oleada de casos y la falta de respuesta por parte de los locales de ocio nocturno, las mujeres de Inglaterra y Bélgica respondieron con protestas, dejando de ir a las discotecas y saliendo a la calle, bajo los movimientos #GirlsNightIn y en Bélgica #BalanceTonBar. 

'Ask for Angela': cómo pedir ayuda si sufres acoso

La batalla contra la sumisión química es una de las materias pendientes en España. Recientemente, los locales de ocio nocturno de Cataluña y otros sitios como Ibiza han empezado a repartir tapas para evitar que se introduzca droga en la bebida. Una medida polémica porque vuelve a poner en el foco a las mujeres, que tienen que defenderse, en lugar de los agresores.

Además, en el caso de los establecimientos catalanes, también se pondrá en práctica el protocolo de ‘Ask for Angela’ (pregunta por Angela) para que en la barra puedan ayudar a las mujeres que se sientan en una situación de peligro. Esta es una iniciativa que ya se está aplicando en otros países de Europa. ¿Os parecen suficientes estas medidas?