El Invento Para El Dolor De Regla Que Promete Hacer Feliz A Miles De Mujeres

Tenéis el cielo ganado. Y no es peloteo (aunque un poco también), porque eso de saber a ciencia cierta que tres o cuatro días del mes vais a estar malas debe ser horroroso. Pero lo mismo la ciencia acaba con el problema. Un equipo de ingenieros y médicos israelíes acaba de patentar un dispositivo que acaba con los dolores menstruales. Adiós, pinchazos, retortijones y demás malestares. Hola, vida libre de molestias.

Se llama Livia, y dicen sus creadores que es mejor que los analgésicos porque su efecto es inmediato. Se trata de un pequeño 'aparatito' que recuerda a un USB y que se coloca en el abdomen. El chisme tiene tres botones: uno de encendido y otros dos para regular la intensidad de unas mini-descargas eléctricas que acaban con el dolor. ¿Cómo? Esos pulsos mantienen ocupado al sistema nervioso y bloquean la transmisión del estímulo doloroso evitando que llegue al cerebro y os haga sentir mal.

Los inventores aseguran que han dado con la clave para “cerrar las puertas al dolor”. Lo han probado ya en decenas de pacientes voluntarias en la Universidad de Tel-Aviv, y los resultados son increíbles. Los estudios han demostrado que el malestar derivado de la menstruación se reduce en un 80%, incluso cuando los dolores son muy fuertes, ayudando incluso a las mujeres con endometriosis. Además, por si fuera poco, evitan que os tengáis que hinchar a pastillas, algo que, a la larga, acaba por alterar el estómago.

Puede que eso de las descargas suene a “me quitan un dolor pero me ponen otro”. Para nada. Todas las mujeres que han participado en el estudio aseguran que sólo perciben unas vibraciones suaves y nada desagradables. Livia está compuesto por dos pequeños electrodos que se cargan con un cable USB y tiene hasta 15 horas de autonomía.

livia codigo nuevo

Y ahora llega lo mejor. Sí, porque cada vez que alguien habla de uno de estos inventos revolucionarios termina diciendo algo así como “su comercialización está prevista para 2023”. De eso nada: se prevé que el Livia esté en el mercado el próximo mes de octubre por un precio aproximado de 130 euros y, ya para rematar, en distintos colores para elegir.

Se acabaron ya las mantas eléctricas y las bolsas esas de semillas que se calientan en el microondas. Puede que el 2017 sea el año en el que los dolores menstruales se conviertan en cosa del pasado. Como diría Homer Simpson: “¡por fin la ciencia sirve para algo!”.