Instagram nos echa un cable para cotillear sin que se te escape ese like traicionero

Parece que Zuckerberg ha oído nuestras súplicas y ha decidido hacernos muy felices. Después de permitirnos - al fin- borrar los mensajes y fotos que mandas por Whatsapp a persona equivocada, está poniéndose manos a la obra también en Instagram. Las de esos que nos tragamos el perfil entero del pibón con el que siempre nos cruzamos en el bar de la universidad, del ex de quién supuestamente pasas pero que cotilleas a muerte y de otras mil personas que espías pero que jamás de los jamases querrías que lo supieran. Y, de golpe, tus dedos te traicionan, tu pulgar cobra vida propia y le has dado like a una foto que esa persona ha colgado hace mil semanas (porque, reconócelo, llevas horas mirando sus posts) y se te corta la respiración y gritas "no, no, ¡NO!". Como si eso pudiera borrar lo que acaba de pasar.>Patosos del mundo, por fin podemos dejar de sufrir. Instagram anunciaba ayer que acaba de sacar una nueva herramienta con la que podrás guardar las fotos de quién quieras sin que esa persona lo sepa. En vez de eso, podrás verlas más tarde, una y otra vez, con calma y sin peligro del like indeseado.

Vale, que tú no cotilleas. Pues vamos a contártelo de otra forma: podrás guardar las fotos que te interese ver más tarde, platos que quieres cocinar o lugares que quieres visitar. Un poco al estilo de Pinterest.

Según explicaba la compañía, esta herramienta para guardar posts es parte de la versión 10.2 de Instagram, disponible desde ayer para iOS en la Apple App Store y para Android en Google Play. Esto se podrá hacer a través de un icono que aparecerá debajo de la imagen, a la derecha, y que, al tocarlo, te guardará sigilosamente el post en un archivo personal.

Pero no es la única novedad de Instagram, esta red social lleva un tiempo anunciando cambios, como la nueva opción que lanzó la semana pasada para hacer videos live, poder poner like en comentarios, deshabilitar la posibilidad de comentar o eliminar fácilmente seguidores sin tener que bloquearlos, tipo Facebook, u otra, que sacó hace algo más de tiempo, para enviar fotos y vídeos que desaparecen, al estilo de Snapchat.

En definitiva, cada vez va cogiendo más forma de red social y deshaciéndose de sus inicios, cuando era sólo un editor de foto y un lugar dónde compartir puramente el placer por la imagen. Bienvenidos al reino del cotilleo sin límites. A disfrutar.