Instagram abre las puertas a la censura y al ‘troleo’ masivo

Con lo que nosotros amamos Instagram. Esa red social repleta de selfies, paisajes, fotos de rodillas en la playa que algunos creen que siguen de moda (pero no, así de que déjalo ya) y está considerada como la favorita entre los españoles. Se lo damos TODO y ellos, cada cierto tiempo, nos comunican que van a poner o quitar un botón o, directamente, se hacen los locos ante tanta crítica por no dejarnos enseñar pezones, sangre menstrual o cuerpos con unos kilos de más.

La última novedad ya ha causado revuelo, pero todavía no está muy claro si para bien o para mal. Instagram ha anunciado mejoras en la seguridad y cambios en su procedimiento a la hora de censurar imágenes con "contenido sensible". Ahora, en vez de eliminar directamente tu foto, le añadirá un filtro borroso. Así, cualquiera que pase por tu perfil o simplemente haga scroll en la página principal, verá todas las fotos que podrían ser susceptibles de censura.

Lo que no sabemos todavía es si lo que se incluye en esta categoría, "contenido sensible", va a seguir teniendo lo mismo que hasta ahora, ya que Instagram no ha aclarado qué contenidos considerará censurables y bajo qué criterios más allá de "publicaciones que no infringen nuestras normas", según se desprende de su escueto comunicado oficial. 

Lo que desde luego no va a ser lo mismo es que, a partir de la implantación de estas actualizaciones, — como todas, progresiva — también nosotros podremos decidir qué se censura y qué no. Es decir, los usuarios podrán denunciar las imágenes que consideren oportunas, para que Instagram las emborrone y sea necesario hacer click para verlas.

Esto es un arma de doble filo, porque el control de los contenidos pasará a manos de los usuarios, lo que podría significar más libertad, menos sexismo o, mucho nos tememos, todo lo contrario. Ya que, a partir de ahora, las mentalidades más retrógradas (o los ‘trolls’) podrían apoderarse de la dulce Instagram.

Aunque, que no cunda el pánico, los responsables de la red social han añadido un sistema de seguridad para evitar ‘hackeos’ de nuestra cuenta: la autenticación en dos pasos, uno de los métodos más seguros para proteger la cuenta de los usuarios de intrusos. Vamos que mejor vete preparando porque  los próximos meses en Instagram podrían suponer la vuelta a la Inquisición, la censura como método de ‘troleo’. Avisado estás.